Cultura

John Reed: el periodista olvidado

El comunicador que recogió en sus notas los hechos durante diez días que estremecieron al mundo

John Reed
John Silas Reed |

Redacción Central |

En pocos días la Humanidad progresista de todo el mundo, con solemnidad recordará un hecho histórico trascendental que marcó la vida posterior de cientos de millones de personas de todas las latitudes.

La Revolución de Octubre radicalmente cambió el aspecto del mundo. Diez días de bregar intenso, de tensiones políticas y sociales, de decisiones sumarias, en fin, de revolución en el mejor y más estricto sentido de la palabra lo estremecieron en sus cimientos.

Uno de los mejores cronistas de aquellos hechos fue el periodista John Reed.

John Silas Reed había nacido el 22 de octubre de 1887 en la ciudad de Portland, estado de Oregón, Estados Unidos, muy cerca de  Canadá y a unos pocos kilómetros de la costa del Pacífico.

Miembro de una familia burguesa portaba en sus genes  el sentido de la lealtad, la lucha contra la corrupción, la aventura, el estudio. Se graduó en la prestigiosa universidad de Harvard. Fue periodista, escritor, poeta y activista comunista. Había estado en el medio de la revolución mexicana y acompañó a Pancho Villa en sus luchas por todo el  norte del vecino país.

Como corresponsal de guerra cubriendo la I Guerra Mundial llegó a Rusia, que estaba en plena efervescencia revolucionaria. Conoció a Lenin a quien entrevistó en una ocasión, y estuvo presente en la entonces capital, San Petersburgo, durante las jornadas de octubre y noviembre de 1917 en las que tuvo lugar el II Congreso de los Soviets de Obreros, Soldados y Campesinos de toda Rusia. Entró junto con los marineros y obreros armados al Palacio de Invierno, residencia oficial de los zares y desanduvo los corredores y habitaciones del Smolny, edificio elegido por Lenin como cuartel general bolchevique durante la Revolución de Octubre.

Reed, acreditado como periodista, hizo un seguimiento diario del nuevo proceso revolucionario, asistiendo a las multitudinarias asambleas y entrevistando a los principales dirigentes del momento. Hizo una crónica diaria de la Revolución de Octubre. Este relato de primera mano con los detalles y el día a día de la revolución bolchevique quedó plasmado en su obra más famosa, “Diez días que estremecieron el mundo”, publicada en 1919.

A su regreso a Estados Unidos, John Reed, junto con otros miembros, fue expulsado del Congreso Socialista Nacional de agosto de 1919. El grupo entonces fundó el Partido Comunista de Estados Unidos. Fue acusado de espionaje, por lo que tuvo que regresar a la Unión Soviética.

El periodista revolucionario murió en Moscú, a causa del tifus, el 19 de octubre de 1920. Fueron treinta y dos años de una vida apasionante e irrepetible.  Su cuerpo está enterrado en el Kremlin, junto con otros líderes bolcheviques.

En la misma fosa descansan los restos de Inés Armand, joven francesa revolucionaria, amiga íntima de Lenin que cantaba e interpretaba el piano fabulosamente y quien murió víctima del cólera;  Iván Rusakov, pediatra que durante la Guerra Civil ejerció de médico en un hospital militar y que fue ejecutado en 1921 por contrarrevolucionarios, y Simón Pekalov, considerado uno de los primeros agentes del cuerpo de seguridad, Cheka, caídos en la lucha.

también te puede interesar