Cultura

Inspira filme sentencia a cadena perpetua a menores norteamericanos

El cineasta Joshua Rofe denuncia a través de diferentes historias cómo la violencia imperante en la sociedad norteamericana somete a esos menores a vivir sin ilusión

cadena perpetua a jóvenes adolescentes
La sentencia a cadena perpetua a jóvenes adolescentes en Estados Unidos ha inspirado un filme conmovedor, donde el cineasta denuncia a través de diferentes historias cómo la violencia imperante en la sociedad norteamericana somete a esos menores a vivir sin ilusión. | nacion

Redacción Central |

El cineasta Joshua Rofe denuncia a través de diferentes historias cómo la violencia imperante en la sociedad norteamericana somete a esos menores a vivir sin ilusión

La sentencia a cadena perpetua a jóvenes adolescentes en Estados Unidos ha inspirado un filme conmovedor, donde el cineasta denuncia a través de diferentes historias cómo la violencia imperante en la sociedad norteamericana somete a esos menores a vivir sin ilusión.

El intercambio del realizador con la vida y circunstancias en que esos jovencitos llegaron al delito, le permitió conocer de primera mano que en su mayoría eran producto de hogares inestables, hijos de parejas separadas, madres solteras, padres alcohólicos, que no asistían a la escuela o estaban expulsados de ella y no había interés familiar, ni preocupación por su existencia.

Entre los condenados está Jacob Ind, vecino de Colorado, oeste de Estados Unidos, de sólo 15 años de edad, el cual mató a su madre y a su padrastro por idea de un amigo que le había comentado, que su madre era una prostituta.

Mezclados con otros jóvenes y sin actitud de arrepentimiento, se hallan en prisión Torey Adamcik y Brian Draper quienes con 16 años, y fanáticos a las cintas de acción violenta, dijeron, se inspiraron en la película de terror Scream, de Wes Craven, para apuñalar y matar a una compañera de la secundaria, en Idaho, en el 2006.

La tragedia de estos tres jovencitos sentenciados a cadena perpetua en prisiones de Estados Unidos- sin libertad condicional- inspiró al cineasta Joshua Rofe a llevar este tema a la gran pantalla, para compartir esos relatos terribles y que padres, educadores y adolescentes, encuentren en esos hechos un mensaje aleccionador, expresó a la prensa.

Rofe cuenta la historia de Ind, Adamcik y Draper, y la de otros niños delincuentes en la película, Lost for Life, que se estrenó en el reciente festival de documentales del American Film Institute, el AFI Docs 2013.

El film conmovió, porque en Lost for Life, el cineasta lleva a los espectadores a algunas de las cárceles más duras de Estados Unidos, para que escuchen a los menores relatar los crímenes que cometieron y evaluar si estas personas, que están empezando a vivir, deben tener al menos, el derecho a solicitar la libertad condicional.

En junio de 2012, la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos dictaminó que sentenciar a cadena perpetua sin libertad condicional, a un menor condenado por asesinato- instaurada por ley en 29 estados- era una forma de castigo cruel e inusual, prohibido por la Constitución, pero los jueces, pueden imponerla, a menores de 18 años.

Según la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), alrededor de 2 mil 570 menores, cumplen sentencias de este tipo en Estados Unidos, que es el único país en el mundo que impone a los menores, penas de cadena perpetua sin libertad condicional.

Por su parte, la ONG Sentencing Project destaca el valor educativo del documental, Lost for Life porque los jóvenes condenados a cadena perpetua son producto, en su mayoría, de la violencia social y familiar que impera en la sociedad norteamericana.

también te puede interesar