Cultura

Celebran encuentro de mujeres percusionistas en Festival del Caribe

Las féminas que tocan instrumentos de percusión defendieron la legitimidad de su presencia en la música Una de las actividades más concurridas del XXXIII Festival Internacional del Caribe que se desarrolla en la ciudad oriental de Santiago de Cuba fue la celebración del encuentro de mujeres percusionistas, donde las féminas que tocan instrumentos de percusión […]

percusionistas
Una de las actividades más concurridas del XXXIII Festival Internacional del Caribe que se desarrolla en la ciudad oriental de Santiago de Cuba fue la celebración del encuentro de mujeres percusionistas, donde las féminas que tocan instrumentos de percusión defendieron la legitimidad de su presencia en la música. | cubasi

Redacción Central |

Las féminas que tocan instrumentos de percusión defendieron la legitimidad de su presencia en la música

Una de las actividades más concurridas del XXXIII Festival Internacional del Caribe que se desarrolla en la ciudad oriental de Santiago de Cuba fue la celebración del encuentro de mujeres percusionistas, donde las féminas que tocan instrumentos de percusión defendieron la legitimidad de su presencia en la música.

Durante el encuentro, percusionistas cubanas, estadounidenses y alemana contaron vivencias e intercambiaron experiencias sobre este tipo de trabajo. Las instrumentistas del grupo Ojalá, de Estados Unidos; de la agrupación cubana Obini Batá y la solista alemana Dorothy Marx, se refirieron a las complejidades para salir adelante en esa vertiente musical.

Mientras la artista santiaguera Nayibe Madariaga, tocadora de tambores batá en géneros tradicionales y folclóricos, dialogó sobre la necesidad de seguir conquistando espacio, en un ámbito dominado por los hombres. En opinión de Eva Despaigne, directora de Obini Batá, lo primero para ellas, es ofrecer un producto de alto valor artístico para conseguirla la consideración de los demás.

Propuso profundizar estudios sobre el tema, porque se trata de sonidos llegados con los esclavos africanos, caracterizados por la polirritmia y la politonalidad, con células rítmicas que están en la base de la más auténtica música cubana. De acuerdo al criterio de ambas artistas, en Cuba la percusión femenina, avanza sin problemas.

Otras de las figuras participantes fue la norteamericana Carolyn Brandy, que lleva unos 40 años dedicada a la percusión y afirmó en el evento que este tipo de trabajo lo asume como una manera de sentirse parte de una obra colectiva y aunque en su país, aún hay prejuicios sobre la percusión femenina, cada vez hay más damas con esos instrumentos.

En el evento también se escuchó la opinión de la solista Dorothy Marx, quien dirige en Alemania la conga Taka Tun y agradeció junto a las restantes percusionistas al maestro santiaguero Milián Galí Riverí (Galí Batá), presente en la cita, sus enseñanzas y el empuje para desentrañar los secretos de esa música ancestral.

(Visited 18 times, 1 visits today)

también te puede interesar