Cultura

Chile: estrenan filme sobre caída de Augusto Pinochet

El reconocido actor mexicano Gael García Bernal es el protagonista del largometraje “No” de Pablo Larraín

Gael GArcia Bernal
Las salas de cine de Santiago de Chile estrenan este jueves el largometraje "No” de Pablo Larraín, basado en el referendo que en 1988 condujo a la salida del poder del dictador Augusto Pinochet (1973-1990). | Internet

Redacción Central |

El reconocido actor mexicano Gael García Bernal es el protagonista del largometraje “No” de Pablo Larraín

Las salas de cine de Santiago de Chile estrenan este jueves el largometraje “No” de Pablo Larraín, basado en el referendo que en 1988 condujo a la salida del poder del dictador Augusto Pinochet (1973-1990).

El reconocido actor mexicano Gael García Bernal es el protagonista del filme al encarnar al publicista René Saavedra, un joven que regresa del exilio a su país para encargarse de la campaña de los partidarios del “No” en el plebiscito.

Con ovación del público en Cannes en mayo pasado, la realización se inspiró en una obra de teatro del reconocido escritor chileno Antonio Skarmeta, titulada justamente “El Plebiscito”.

Consultado por el éxito mundial de su película, apuntó Larraín: “Estamos muy contentos de contarle esta historia al mundo porque creo que, sobre todo hoy día, como está el mundo, como está Chile, era una gran oportunidad para hacerlo”.

Fundamentó que la clave de la cinta está en cómo un grupo de personas toman las herramientas impuestas por la dictadura y las utilizan para crear un discurso que permite finalmente derrotar a Pinochet.

Sin embargo, el director del también laureado filme “Post Mortem” admitió la ambigüedad derivada de la trascendente consulta popular. “¿Es sólo la derrota de Pinochet o es también la victoria del modelo de Pinochet? Esa ambigüedad creo es la concepción de la película”, dijo.

Un analista local aquí comentó a propósito del debut del filme y de la necesidad de resguardarse de la euforia luego del plebiscito. Ciertamente ganó el “No”, la alegría frente al terror, pero en lugar de cambiar la Constitución de Pinochet, se siguió gobernando con ella.

“Ganó el “No”, pero la brecha entre ricos y pobres se mantiene como una de las más desiguales del mundo y la educación, la salud y los servicios básicos permanecen hasta el día de hoy en manos de privados que tienen endeudados y alienados a los chilenos”, concordó el diario local El Ciudadano.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Prensa Latina)

también te puede interesar