Cultura

Digitalizan pinturas rupestres mexicanas

El registro servirá para el estudio de estas representaciones realizadas hace mil dos cientos años

Pinturas rupestres
Más de dos mil pinturas rupestres distribuidas en la zona arqueológica La Pintada, en el norte de México, son sometidas a proceso de digitalización por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). | Internet

Redacción Central |

El registro servirá para el estudio de estas representaciones realizadas hace mil dos cientos años

Más de dos mil pinturas rupestres distribuidas en la zona arqueológica La Pintada, en el norte de México, son sometidas a proceso de digitalización por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El registro servirá para el estudio y monitoreo de estas representaciones, creadas en su mayoría hace mil 200 años por cazadores-recolectores, que habitaron territorios del actual estado de Sonora, según informa Prensa Latina.

Estimados del INAH indican que en La Pintada hay aproximadamente más de 2 500 manifestaciones gráficas de ese tipo; hasta el momento alrededor del 70 por ciento fue registrado en formato digital para facilitar su estudio y plan de conservación.

Desde el 2007, técnicos encabezados por el arqueólogo Manuel Graniel realizan el análisis meticuloso y el registro digital de esas antiguas manifestaciones distribuidas en 33 hectáreas.

Gracias a las investigaciones, sabemos que La Pintada constituyó un importante espacio para diversos grupos humanos, tanto cazadores-recolectores, que la habitaron durante los siglos XII y XIII, como de indígenas seris, yaquis y pimas, quienes emplearon el lugar para sus rituales entre los siglos XVII y XVIII, indicó el especialista.

Para el trabajo digital lo que hacemos es plasmar fotográficamente cada uno de paneles donde hay pintura rupestre y, a partir de un método de retículas, unir los diseños para obtener cada detalle, tal y como están en el sitio, explicó Graniel.

Las creaciones más antiguas dan cuenta de la fauna local con imágenes de venados, reptiles y aves; pues, según la cosmovisión de entonces, esa era una forma de asegurar buena caza y alimentos.

Hacia los siglos XVII y XVIII, ante el acoso de los colonizadores españoles, muchos grupos nativos buscaron refugio en el cañón, pero entre ellos hubo disputas; “lo sabemos porque empezaron a eliminar algunas pinturas para plasmar otras con estilos y técnicas diferentes”, indicó el representante del INAH.

De acuerdo con fuentes históricas, en 1767 tuvo lugar una campaña de exterminio contra los indígenas asentados en esta región, quienes solían atacar a los invasores.

Una representación emblemática en este sitio arqueológico es la llamada El venado, mide un metro de largo por 1,20 de alto, y muestra un pequeño indígena montando a un caballo, escena que corresponde al mito seri del niño poderoso, detalló el investigador.

El análisis de las pinturas permitió identificar tres estilos de la época, pertenecientes a los asentamientos de seris, yaquis y pimas que confluyeron en el cañón, detalló el arqueólogo.

 

también te puede interesar