Cultura

Latinoamérica de luto, murió “La Negra” Mercedes Sosa

La excelsa cantante y luchadora incesante por la causa de los pueblos dejó de existir físicamente pero su voz y su historia jamás se olvidarán

Mercedes Sosa
Mercedes Sosa | daylife

Redacción Central |

La excelsa cantante y luchadora incesante por la causa de los pueblos dejó de existir físicamente pero su voz y su historia jamás se olvidarán

Mercedes Sosa,  voz de los pueblos de Latinoamérica, que enfrentó  la censura de los duros años de la dictadura militar argentina y siguió cantando con éxito hasta sus últimos días, falleció el domingo en Buenos Aires, a los 74 años de edad,  luego de dos semanas de estar hospitalizada debido a una falla cardiorrespiratoria.

Hablar de Mercedes Sosa es recordarla como una verdadera representante de los pueblos autóctonos de la región y de la lucha social en Latinoamérica , así como  la intérprete de hermosas piezas que convirtió en clásicos de la música y el decir latinoamericanos.

“Gracias a la vida” y “Si se calla el cantor”, por sólo recordar dos de sus grandes éxitos, perdurarán para siempre en la memoria de todo el público de América Latina, con cuyo sentir y anhelos se identificó siempre “La Negra” como se le llamaba cariñosamente.

De su vitalidad aún a las puertas de la muerte, da fe su más reciente álbum “Cantora I”  rompiendo records de venta y postulado a tres premios Latin Grammy, que muchos consideran seguro recibirà durante la ceremonia del próximo cinco de noviembre, en Las Vegas.

En este CD doble, Sosa interpretó clásicos del folklore latinoamericano junto a figuras como Shakira, Fito Páez, Gustavo Cerati, Julieta Venegas, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Lila Downs y Calle 13.

Con una trayectoria de casi medio siglo,  “La Negra” dedicó 40 álbumes al cancionero popular latinoamericano, con otros éxitos que incluyen “Será posible el sur?, “Amigos míos” y “Misa criolla”, los cuales tocaban la más íntima fibra  nacionalista de los pueblos al sur del Río Bravo..

Nacida en la norteña San Miguel de Tucumán el 9 de julio de 1935, en un hogar humilde, desde niña empezó a sentir apego por las expresiones artísticas populares y recién salida de la adolescencia le gustaba bailar y enseñaba danzas folklóricas.

Empujada por el entusiasmo de un grupo de amigas, en octubre de 1950, cuando tenía 15 años, se animó a participar en un certamen organizado por una radio de Tucumán, a la que fue escudada tras el seudónimo de Gladys Osorio, según relata su sitio oficial.

Allí afloró su calidad como cantante, ya que triunfó en un concurso cuyo premio era un contrato por dos meses de actuación en la emisora.

“Yo no elegí cantar para la gente”, dijo Sosa en una reciente entrevista en la televisión argentina. “La vida me eligió a mí para cantar y bueno…”.

La intérprete de la obra cumbre “Gracias a la vida” recorrió su carrera marcando a fuego lo que en los años 60 se conoció como el “nuevo cancionero” latinoamericano y que tenía como impronta fundamental el compromiso social

En 1965 se hizo notar con “Romance de la muerte de Juan Lavalle”, de Ernesto Sábato y Eduardo Falú y un año después dio a conocer “Yo no canto por cantar”.

A partir de entonces tuvo una serie de éxitos como “Misa criolla”, “Será posible el sur?”, Amigos míos”, “El grito de la tierra”, “Canción con todos”, “Cuando tenga la tierra” y “La Navidad de Juanito Laguna”, entre muchos otros.

Consolidada en el podio del canto, en 1983 se conoció “Mercedes Sosa”, un disco en el que registró varias canciones que llegarían a ser algunos de sus grandes éxitos: Un son para Portinari” y María María”, además de Inconsciente colectivo” de Charly García, La maza” y Unicornio”, de Silvio Rodríguez; Corazón maldito” de Violeta Parra y Me voy pa’l mollar”, junto con Margarita Palacios.

También participó de varias películas, como El Santo de la Espada”, sobre la vida del general José de San Martín, y además tuvo el significativo papel de Juana Azurduy en el filme G emes (La tierra en armas)”, ambas dirigidas por Leopoldo Torre Nilsson.

Durante su carrera paseó su voz por los principales escenarios del mundo. Cantó en Estados Unidos, primero en el Lisneer Auditorium de Washington, luego en el Parque Central de Nueva York, más tarde en el Teatro Auditorium Lakeview de Chicago. Además viajó por Europa, Australia, Canadá y América Latina.

Hizo presentaciones con algunos de los más destacados músicos latinoamericanos: Pablo Milanés, Teresa Parodi, Charly García, Fito Páez, Silvina Garré, Leonor González Mina, Lilia Vera, Beth Carvalho, Amparo Ochoa, León Gieco, Víctor Heredia, Julia Zenko, Nito Mestre, Piero, Celeste Carballo, el dúo de rap Illya Kuryaki and the Balderramas y Mariano Mores, entre otros, recordó su página web.

En 1972, cuando su arte sufría la constante censura de la dictadura militar argentina, lanzó “Hasta la Victoria”, un disco con canciones cargadas de contenido social y político.

En agosto de 1976, cuando los militares ya habían dado otra vez un golpe de Estado, publicó el álbum “Mercedes Sosa”, con temas de los chilenos Víctor Jara y Pablo Neruda, la peruana Alicia Maguiña y el cubano Ignacio Villa, en un verdadero reto a la imposición de la fuerza contra su pueblo..

En 1979, en plena dictadura militar y en un episodio dramático muy recordado,  fue detenida sobre el mismo  escenario durante un concierto en la ciudad de La Plata. El público asistente también fue arrestado.

Días después inició un exilio en París y Madrid, hasta que en 1982 regresó a la Argentina cuando agonizaba la última dictadura militar, a la cual organismos de derechos humanos le atribuyen la muerte o desaparición de unas 30 mil  personas.

“La Negra” anunció a mediados de setiembre la suspensión de una actuación en Buenos Aires para presentar “Cantora 1”, debido a que padecía de un fuerte resfrío.

No fue la primera vez que su estado de salud la alejaba de los escenarios: en el 2003 sufrió un problema cardíaco que la obligó a retirarse por un tiempo.

también te puede interesar