Cultura

La última tortuga de su tipo en Galápagos se apareó por primera vez

Logró aparearse a los 105 años y tres de los huevos con sus primeras crías están bajo celosa observación

Solitario Jorge
La tortuga gigante vive desde 1972 en cautiverio en el Centro de Reproducción y Crianza de Tortugas en compañía de varias hembras pero de otra especie a las que ha rechazado durante 36 años. | EFE

Redacción Central |

Logró aparearse a los 105 años y tres de los huevos con sus primeras crías están bajo celosa observación

El solitario Jorge, la última tortuga gigante de su especie que habita en las islas Galápagos, logró aparearse a los 105 años y tres de los huevos con sus primeras crías están bajo celosa observación, dijeron este lunes las autoridades ecológicas de la reserva ecuatoriana.

Jorge es el último sobreviviente de la especie de tortugas conocida científicamente como “Geochelone Abigdoni”, originaria de la isla Pinta, y su inapetencia sexual se había convertido en un enigma para los científicos, recordó el Parque Nacional Galápagos (PNG).

Con unos 105 años de edad aproximadamente, el quelonio convivía con dos hembras desde 1993, pero hasta la fecha no había revelado ningún interés reproductivo y, por el contrario, se había mostrado agresivo.

Sin embargo, su comportamiento varió sustancialmente hace dos semanas y una de las compañeras, identificada con el número 107, puso nueve huevos que fueron descubiertos este lunes por los guardabosques.

“Antes Jorge agredía a sus compañeras y era muy territorialista, por lo que incluso se tenía que colocar su alimento independiente del de las hembras, pero ahora las acepta y comparte con ellas”, afirmó Fausto Llerena, guardaparque de Galápagos.

De los nueve embriones descubiertos en el nido sólo tres están intactos, cuatro aparecieron rotos y dos presentan fisuras. Los huevos fueron puestos en incubadora, y “se tendrá que esperar entre 120 y 130 días para saber si son fértiles”, indicó el PNG.

En caso de que se concrete la reproducción, “tendrán que pasar varias generaciones (genéticamente hablando) para” lograr descendencia pura de la especie de Jorge.

Y esto “implicaría siglos, considerando la longevidad de las tortugas y lo tardío de su madurez sexual”, estimaron los especialistas citados por el Parque.

Se cree que las tortugas gigantes pueden vivir hasta 200 años. Los quelonios dan nombre a las islas Galápagos, declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad hace tres décadas.

también te puede interesar