Cultura

Otro mundo es posible

Hace unos meses, entre los elogios de los pocos críticos que le prestaron atención, pasó como una exhalación por la cartelera el excelente documental Hermanos Oligor…

Redacción Central |

Hace unos meses, entre los elogios de los pocos críticos que le prestaron atención, pasó como una exhalación por la cartelera el excelente documental Hermanos Oligor…

Hace unos meses, entre los elogios de los pocos críticos que le prestaron atención, pasó como una exhalación por la cartelera el excelente documental Hermanos Oligor, dirigido por el barcelonés Joan López Lloret. Cierto que había una gran historia dentro, la de un par de hermanos que tras pasar tres años encerrados en un garaje con sus marionetas de chatarra recorrieron el mundo con su teatro para escogidos, pero López Lloret supo imprimir a su película las necesarias cadencias, poesía e información como para trascender más allá de la propia anécdota.

Justo lo que vuelve a hacer en su nueva obra, Utopía 79, documento retrospectivo sobre el triunfo de la Revolución Sandinista contra la dictadura de los Somoza en la Nicaragua de finales de los años setenta, coproducido por la Televisión de Cataluña y el Instituto Nicaragüense de Cultura.

Las entrevistas con los guerrilleros de la época y con diversos cooperantes españoles se mezclan con el recuerdo-guía del periodista Walter Tauber, presente en los acontecimientos, y todo ello con imágenes reales de diversos archivos. Como ya hiciese en Hermanos Oligor, Lloret no se resigna a ofrecer la información básica y una reflexión sobre el conjunto, sino que es capaz de aportar un tono muy determinado, acompañado por textos, músicas y símbolos.

A primera vista los temas de ambos documentales pueden parecer muy distintos, pero en realidad no lo son, y quizá por ello el realismo mágico de Utopía 79 llegue a darse la mano con la magia del realismo de Hermanos Oligor. Así, al final, ambas historias quedan tan abiertas como la quimera de un mundo nuevo, amenazada por los contrarrevolucionarios -ya estén guiados por la temible amenaza de la fama y el triunfo o por el capitalismo político intervencionista de Estados Unidos-.

también te puede interesar