Cultura

Miles de nicaragüenses participarán en la tradicional fiesta de La Gritería

El arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, dará por comenzada la festividad al anochecer, la cual culminará hacia la medianoche

La Gritería
Miles de nicaragüenses participarán en la tradicional fiesta de La Gritería. | AP

Redacción Central |

El arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, dará por comenzada la festividad al anochecer, la cual culminará hacia la medianoche
» Policía promete garantizar la seguridad durante celebraciones de La Gritería

Miles de nicaragüenses se volcarán este viernes a las calles para celebrar “La gritería”, un homenaje a la Virgen María, en el que impera el rezo y la alegría de compartir dulces, comidas y bebidas en comunidad.

En medio del repique de campanas, quema de abundante pólvora y con el grito de ¿Quién causa tanta alegría?, el arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, da por comenzada la festividad al anochecer y culmina hacia la medianoche.

El júbilo se extiende por toda la ciudad, cuyas calles son invadidas por una multitud de personas de todas las edades, principalmente niños, que se detienen en cada casa donde se hacen altares en honor a “La Purísima”.

En cada parada cantan mientras sus anfitriones entregan obsequios de golosinas, frutas, juguetes, utensilios de cocina, ropa o productos de la canasta básica, de acuerdo a su capacidad económica y que es conocido como “brindis” o “La gorra”, según la región.

Los dueños de los altares son devotos de la virgen, a la que atribuyen milagros recibidos y de esa forma pagan sus promesas; para ello ahorran todo el año para comprar los obsequios.

Los altares son elaborados con motivos artísticos y elementos de la naturaleza, lo que se ha convertido en un atractivo de turismo.

La celebración inicia el 28 de noviembre con el novenario a la virgen y cantos que los dueños de altares hacen en privado o invitan a sus vecinos para los rezos.

El fervor religioso a la virgen es motivo de reunión familiar y muchos nicaragüenses que residen en el exterior regresan para ser parte de la tradición.

Este año el gobierno promovió la celebración de la Purísima en las instituciones del Estado, y por disposición presidencial abrieron sus puertas para que vecinos de los barrios aledaños participen en la misma.

La Presidencia de la República instaló un altar de la virgen en la Plaza de la Revolución, en las ruinas de la catedral metropolitana, afectada por un terremoto en 1972.

La celebración contará con un plan de seguridad que involucrará a 10 000 agentes de la Policía que se desplazarán por todo el país a fin de resguardar a las personas y sus bienes, informó la directora de esa entidad, comisionada Aminta Granera.

Los organismos de socorro como Cruz Roja y bomberos también se movilizarán en un plan preventivo.

también te puede interesar