Cultura

Managua se viste de fiesta para conmemorar a su patrón Santo Domingo

Esta fiesta centenaria, mezcla de religiosidad y carnaval, se ha convertido en un atractivo turístico para toda la región centroamericana

Santo Domingo de Guzmán
La capital nicaragüense se convertirá desde la noche de este martes en escenario de una fiesta religiosa con la "bajada" del patrono Santo Domingo de Guzmán de su santuario en las sierras del sur de la ciudad. | AP

Redacción Central |

Esta fiesta centenaria, mezcla de religiosidad y carnaval, se ha convertido en un atractivo turístico para toda la región centroamericana

La capital nicaragüense se convertirá desde la noche de este martes en escenario de una fiesta religiosa con la bajada del patrono Santo Domingo de Guzmán de su santuario en las sierras del sur de la ciudad.

El jolgorio comenzó en la mañana con la vestida de la imagen de Minguito en la iglesia que lleva su mismo nombre, enclavada en las sierras de Managua, 20 km al sur, en medio de estallido de pólvora y bailes de sus devotos al son de música del folklore nacional.

Tras esa señal de partida, la fiesta continúa en la noche con la vela del santo y concentración de fieles en varios puntos de la ciudad donde se celebran actividades devotas, como la llamada vela del barco en que la diminuta imagen hace su entrada a lo que fue centro de Managua antes de que el terremoto de 1972 lo destruyera.

El alcalde de Managua, el sandinista Dionisio Marenco, es el mayordomo de las fiestas que la comuna apoya económicamente junto con las autoridades de la Iglesia Católica.

Tras una noche de celebración en la que se combinan juegos, bailes bien regados con profusión de ron y cerveza, a las primeras luces del alba los parroquianos emprenden la romería hacia la sierra para acompañar al patrono de las fiestas en su bajada a la capital, donde permanece 10 días.

Esta fiesta centenaria, mezcla de religiosidad y carnaval, se ha convertido en un atractivo turístico para toda la región centroamericana.

Los devotos de Santo Domingo se distinguen por sus atuendos a la usanza indígena. Algunos se pintan el cuerpo de negro o rojo, usan penachos de pluma y calzan sandalias de cuero y bailan durante el trayecto de 20 kilómetros que realizan en unas 10 a 12 horas bajo sol o lluvia.

Un desfile hípico forma parte también de la fiesta en el que no faltan carrozas alegóricas.

Las fiestas patronales concluyen el próximo 10 de agosto con otra romería, la dejada del santo en su santuario serrano.

La celebración de las fiestas de Santo Domingo, que la iglesia intentó prohibir a mediados del siglo pasado para evitar vicios como el alcohol o las numerosas reyertas de los parroquianos, tiene su origen en la época de la colonización española.

también te puede interesar