Cultura

Centroamérica busca modelo perfecta

Son jóvenes de Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá

Redacción Central |

Son jóvenes de Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá

Doce jóvenes centroamericanas con las medidas casi perfectas, mucha ilusión y alguna que otra experiencia en el mundo de la moda y la publicidad, aspiran a suceder en las pasarelas a top models como Gisele Bündchen, Naomi Campbell o Heidi Klum.

Son jóvenes de Costa Rica, Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y Panamá -dos por cada país- se juegan un lugar al sol de este glamoroso mundo, en la Operación Triunfo de la moda que desde el fin de semana se realiza en San José.

Para ello pasarán 17 días de encierro en un antiguo caserón de una condesa europea, a una veintena de kms de San José, rodeada de altísimos cipreses, donde día a día se graba uno de los 13 capítulos que serán emitidos en las cadenas de televisión de la región a partir de octubre.

Al igual que en los reality shows de este tipo, un jurado internacional condena a dos aspirantes a la puerta de salida del programa, de las que una queda eliminada y la otra logrará permanecer, hasta conseguir una vencedora que será objeto de promoción para llevar a cabo sus aspiraciones de modelo en las pasarelas del mundo.

Con este concurso, los organizadores, un grupo de jóvenes venezolanos en su mayoría, quieren “profesionalizar a la modelo centroamericana”, que salvo algunas excepciones, no ha cruzado las fronteras de la región en este competitivo mundo, en el que sólo un puñado de beldades destaca.

Dieciocho cámaras observan cada uno de sus movimientos a lo largo de unas intensas jornadas de formación y pruebas que se inician a las 4 de la mañana y van desde los desfiles de modelos, pasando por sesiones de fotos o grabación de spots publicitarios en lugares tan exóticos como en una catarata haciendo rapel , y donde en todo momento la sorprendida es la protagonista.

“Todo es sorpresa, no se sabe nada, de un segundo a otro te hacen hacer cosas que uno no se espera”, explica la hondureña Mariel Lagos.

La vida de una top model no es sólo glamour, limusinas -que también hay en el programa- ropa de grandes firmas de la costura y focos y flashes, recuerdan los promotores, cuyo proyecto costará unos 100 000 dólares.

también te puede interesar