Cultura

Saramago: la democracia se redujo al acto de votar

Bogotá – El premio Nobel portugués José Saramago sostuvo el lunes que “el mundo democrático está dirigido por organismos que no son democráticos” y entre ellos nombró al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial

José Saramago
El premio Nobel portugués José Saramago sostuvo el lunes que "el mundo democrático está dirigido por organismos que no son democráticos" y entre ellos nombró al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. | Internet

Redacción Central |

Bogotá – El premio Nobel portugués José Saramago sostuvo el lunes que “el mundo democrático está dirigido por organismos que no son democráticos” y entre ellos nombró al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial

Para Saramago, la democracia se ha reducido al simple acto de votación y los gobiernos y hasta los mismos ciudadanos se han olvidado de los derechos humanos que son hoy “letra muerta”, lamentó.

“La vida puede ser un poco más digna”, sostuvo el Nobel de literatura 1998 en conferencia de prensa.

El novelista de 84 años deploró la pasividad de la ciudadanía ante los atropellos de los gobiernos y la “versión más salvaje del capitalismo global”, que está en apogeo.

Admitió que la literatura puede ser un instrumento de paz en Colombia, pero manifestó que “no es suficiente” y que lograrla es una responsabilidad de toda la sociedad colombiana.

“Colombia vive una situación empantanada”, pero no le ve solución al conflicto a través de la vía militar, como lo concibe el presidente Alvaro Uribe.

“La violencia se ha convertido en algo rutinario”, dijo Saramago, quien llegó para disertar sobre el papel de la literatura en la búsqueda de la paz.

“La literatura puede ayudar a reflexionar pero no solucionará este conflicto”, agregó.

El autor de obras como “Ensayo sobre la ceguera” y “Las intermitencias de la muerte” fustigó a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y dijo que ya no eran “guerrilleros” sino “narcotraficantes, secuestradores y bandidos”.

Descartó que él u otros intelectuales extranjeros pueden ofrecer ideas para poner un fin al conflicto colombiano, que ya dura cinco décadas con el protagonismo de guerrillas de izquierda, paramilitares de extrema derecha y el Estado.

“La solución tiene que llegar de adentro”, señaló, y resaltó que la sociedad colombiana “tiene que perder la paciencia” y salir a la calle.

Aplaudió una marcha realizada la semana pasada contra el secuestro que se realizó en todo el país, en la que participaron más de un millón de personas y dijo que “es un buen comienzo, pero hay que hacer más”.

Saramago confesó que “la novela para mí es un espacio de reflexión… en realidad yo soy un ensayista fallido”.

Esta es la tercera visita del escritor a Bogotá, que este año ostenta el título de Capital Mundial del Libro, otorgado por la Unesco. Su estadía le sirvió para presentar su última obra, un recorrido biográfico sobre su infancia titulado “Las pequeñas memorias”.

La misma relata su niñez bucólica en Portugal y la escribió para que “los lectores supieran de dónde salió el hombre que soy”.

Al igual que el resto de su obra, esta novela cuenta con una prosa que casi ignora las reglas de puntuación, con frases corridas y párrafos extensos.

Saramago sonrió y aseguró que a pesar de su Nobel muchos le dicen “que nunca aprendió a escribir”.

Añadió que el lenguaje y la escritura son como la música y que, para que tenga ritmo, no hace falta “la parafernalia de la puntuación”.

también te puede interesar

Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo

Año 2018 UNIDOS EN VICTORIAS

La Prioridad de este Año, es, precisamente, el fortalecimiento de la Unidad Sandinista, y de la Unidad Nacional, para continuar librando todas las...