Cultura

Managua recupera su centro histórico

Sorpresivamente, por órdenes de la Presidencia, el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) inició la tarde del martes la recuperación de la histórica Plaza de la Revolución o Plaza de la República, el viejo centro de Managua

Managua recupera su centro histórico
Histórica Plaza de la Revolución o Plaza de la República, el viejo centro de Managua. |

Redacción Central |

Sorpresivamente, por órdenes de la Presidencia, el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) inició la tarde del martes la recuperación de la histórica Plaza de la Revolución o Plaza de la República, el viejo centro de Managua

“La Presidencia mandó a quitar la fuente y todo lo demás para trasladarlas al Parque Rubén Darío” y reconstruir la fachada original de la plaza donde el 19 de julio de 1979 decenas de miles de nicaragüenses celebramos el derrocamiento de la Dictadura Somocista, explicó el director del INC, Luis Morales, que dirige el proyecto.

El Informe Pastrán recuerda que en esa Plaza, “el 20 de Julio de 1979, tres días después que Anastasio Somoza Debayle huyó del país, los guerrilleros del Frente Sandinista entraron a Managua y comenzaron a encontrarse con grupos armadas provenientes de otras ciudades del país. Todos concurrieron en la Plaza de la República, en donde la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, coordinada por Daniel Ortega Saavedra, la llamó a partir de entonces como Plaza de la Revolución.

 

Un año más tarde, en esa Plaza fue recibido Fidel Castro y en ella también Daniel Ortega asumió la banda presidencial como Presidente de Nicaragua el 10 de Enero de 1985.

 

Desde ahí, el FSLN lanzó en 1980 la Cruzada Nacional de Alfabetización y de ahí salieron las tropas especiales del Ejército Popular Sandinista hacia el norte del país y hasta el General Humberto Ortega salió de ella en Caravana para firmar los Acuerdos de Sapoá en Marzo de 1988.

 

En esta misma plaza se inauguró una nueva Constitución Política el 10 de Enero de 1987 y ahí mismo cerró su victoriosa campaña electoral, Violeta Barrios de Chamorro y la Unión Nacional Opositora.

 

En este mismo lugar, cerró su campaña triunfante Arnoldo Alemán y la Alianza Liberal. Fue el gobierno de Alemán quien prácticamente clausuró la plaza al construir en su centro una fuente musical y luminosa, creando un muro delante del Palacio Nacional que entonces pasó a ser una dependencia del Ministerio de Cultura y fue rebautizado también como el Palacio Nacional de la Cultura”.

La decisión del presidente Ortega generó este miércoles una furibunda reacción de la derecha y sus medios de comunicación.

La derecha ha calificado la medida como un “acto de barbarie y vandálico” del gobierno de Ortega, en su afán por revivir los símbolos y estructuras de la revolución sandinista.

La fuente había sido construida en 1999, con fondos donados por Taiwán, en la antigua Plaza de la Revolución, en el centro histórico de la capital, donde se encuentran ubicados el Teatro Nacional, el Palacio de la Cultura, la antigua Catedral y el edificio que sirvió como sede de la presidencia entre 2000 y 2006.

Pero Morales, el director del INC, tiene otra explicación (declaraciones textuales):

“Lo que nosotros estamos haciendo ahora es un traslado de esta fuente luminosa de su sitio donde se le construyó hace 10 años, al parque Rubén Darío. No es destrucción porque la estamos trasladando. Se contrató a los mismos especialistas que empezaron a desinstalar con cuidado los surtidores de agua, la iluminación, el cableado y se guardó ese material para comenzar iniciar ya la construcción en el Parque Darío.

Aquí cuando se hizo esta fuente que fue un proyecto del arquitecto liberal Lorenzo Guerrero (ex ministro de Alemán, ya fallecido), que en paz descanse, y aquí se hicieron discusiones y reuniones en la Universidad de Ingeniería, en los Colegios de Arquitectos, en las Asociaciones de Arquitectos y finalmente la hicieron.

Estéticamente hubo también una polémica, porque ya al empezar el siglo XXI cuando se inaugura esta fuente se estaba haciendo un diseño y una promoción de este tipo de ingeniería, de arquitectura y de paisajismo del siglo 19, que es lo que prevalece en ese lugar.

Cando se dieron las discusiones en la Universidad de Ingeniería hubo una frase que me llamó la atención a mí y se les dije a las personas que participaron en el debate, «si quitan la plaza, matas la historia». Entonces, para las futuras generaciones, tiene que existir esa memoria de la ciudad.

De tal manera que el monumento a Rubén Darío va a quedar dentro de la fuente y eso nos permite embellecer más el monumento y darle mejores medidas de protección porque el monumento a estado muy al acceso de la gente y eso ha permitido actos vandálicos La fuente siempre va a estar funcionando, con su iluminación. La idea es rescatar la plaza de Managua. Esta es la plaza de Managua, la antigua plaza de la época precolombina, conocida como Plaza de la Revolución.

Además recordemos que es el punto primigenio. Debemos recordar que en el centro de esa plaza estaba una estrella de metal, que era el kilómetro cero donde salía el punto cero de toda Nicaragua.

Fue escenario en los años 60 de las manifestaciones opositoras del Partido Conservador contra los Somoza, con Fernando Agüero a la cabeza, la manifestación cuando Anastasio Somoza Debayle abrogó el tratado Chamorro-Bryan; las misas del Primero de Enero o Procesión de Varones; las procesiones de la Sangre de Cristo.

También no debemos de perder de vista que se dan en esta plaza hechos históricos, de la historia contemporánea de Nicaragua y es la entrada de la Junta de Gobierno el 20 de Julio. Por todo esto esta plaza es un sitio histórico, y nosotros no podemos perder la memoria histórica del país y debemos tener respeto por estos lugares.

Es como que se le ocurriera a algún gobernante en la ciudad de México, poner en el Zócalo una fuente en el centro gigantesca, o la Plaza de Armas de Lima, que fuera tratada igual, o la Plaza Central en Guatemala. Son lugares dentro de la historia de nuestros países que tienen que ver con el trazo urbano y edilicio de la ciudad, con una concepción arquitectónica y política de los poderes del estado, que Managua por ser terremoteada perdió eso, pero es la plaza el punto primigenio de la ciudad.

Nosotros queremos tener listo esto para comienzos del mes de julio, y a mediados del mes de julio con la fuente funcionando en el parque Darío.

Queremos en primer lugar que se de un respeto al edificio, a la plaza de Managua. Se hará también una sala histórica en el Palacio Nacional que es el llamado Salón Azul, que lo estamos preparando con el doctor Jorge Eduardo Arellano.

Vamos a preparar un proyecto para el mes de julio que se va a llamar sábados de la cultura, la Plaza de la Cultura, donde vamos a poner puestos de venta de artesanías, de dulcería tradicional, de comidas tradicionales, artesanías contemporáneas, para darle vida a este lugar. Los días sábados vamos a hacer un programa que se va a llamar sábados de la cultura, donde va a ser gratis la entrada al palacio nacional de la cultura, estará abierto el museo nacional, la biblioteca nacional y generar actividades culturales en el centro de la plaza de Managua o plaza de la revolución.”

también te puede interesar