Cultura

El papa preside misa de Pascua de Resurección

Ciudad del Vaticano – El papa Benedicto XVI bautizó a ocho personas durante una misa a la luz de las velas con motivo del domingo de Pascua en la Basílica de San Pedro, diciéndoles que tenían “un nuevo inicio en su vidas” en la ceremonia más importante del calendario cristiano

Papa Benedicto XVI
El papa Benedicto XVI sostiene una vela durante la ceremonia de Pascua. | AP

Redacción Central |

Ciudad del Vaticano – El papa Benedicto XVI bautizó a ocho personas durante una misa a la luz de las velas con motivo del domingo de Pascua en la Basílica de San Pedro, diciéndoles que tenían “un nuevo inicio en su vidas” en la ceremonia más importante del calendario cristiano

La Iglesia católica considera que el período entre el Viernes Santo, el que marca la crucifixión de Cristo, y el Domingo de Resurrección, cuando los cristianos celebran su regreso a la vida, es el más importante de todas las vigilias.

“Este es el goce de la Pascua: Que somos libres”, dijo Benedicto XVI en su homilía. “En la resurrección de Jesús, el amor ha demostrado ser más poderoso que la muerte, más fuerte que el mal”.

El pontífice inició la misa de tres horas de duración al bendecir un gran cirio blanco, que llevó luego por el pasillo principal de la basílica en penumbras, en medio de cantos en latín. Poco a poco, el recinto se empezó a iluminar, mientras su flama era ofrecida a los fieles que esperaban con sus propias velas, hasta que su luz llenó la iglesia.

Durante la misa, Benedicto XVI bautizó a ocho personas, seis adultos y dos niños, como parte de la alegre renovación que los cristianos relacionan con la Pascua.

“El bautismo es más que un baño, es un acto de purificación. Es algo más que formar parte de una comunidad. Es un nuevo nacimiento. Un nuevo inicio para la vida”, dijo el Papa.

Un fuerte aplauso se escuchó en la basílica luego de la bendición de los ocho bautizados con agua bendita. Uno de ellos, un niño pequeño, se quitó el agua de los ojos mientras chupaba una paleta de caramelo.

Benedicto XVI, quien cumplirá 80 años este mes, pareció cansado al final de la misa, que terminó a la 1:00 de la madrugada y coronó una Semana Santa muy activa. El Viernes Santo, el pontífice presidió dos ceremonias públicas, una misa y luego la procesión del Viacrucis, en el Coliseo, para marcar el sufrimiento y muerte de Jesús.

El Papa apenas si podrá dormir unas horas antes de celebrar la misa de Pascua el domingo, en la Plaza de San Pedro, ante decenas de miles de personas, a las cuales entregará su mensaje “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo), desde el balcón central que domina la plaza.

El mensaje le da la oportunidad al pontífice de hablar sobre crisis internacionales, temas morales y otros asuntos de interés para la iglesia.

Luego de los actos del domingo, Benedicto XVI viajará a la residencia de descanso papal de Castel Gandolfo, en las colinas del sur de Roma, donde pasará unos días.

A su regreso a Roma, tendrá otras dos importantes actividades: Su cumpleaños número 80 el 16 de abril y el segundo aniversario de su elección como Papa tres días después.

también te puede interesar