Cultura

El diccionario debe apelar al ciberespacio

Cartagena – La internet, esa obra abierta por excelencia que abarca desde la posibilidad de una biblioteca universal hasta las irreverencias del desparpajo juvenil, es una referencia obligada para los académicos a comienzos del siglo XXI

Carlos Monsivais
Carlos Monsivais durante las sesiones del IV Congreso Internacional de la Lengua Española en Cartagena, Colombia. | Reuters

Redacción Central |

Cartagena – La internet, esa obra abierta por excelencia que abarca desde la posibilidad de una biblioteca universal hasta las irreverencias del desparpajo juvenil, es una referencia obligada para los académicos a comienzos del siglo XXI

“Si los diccionarios no van a la internet, quedarán desfasados”, advirtió Raúl Avila, de El Colegio de México. “Los lexicógrafos necesitan consultar la red mundial”.

Los participantes en el panel “El español en el ciberespacio” plantearon el miércoles las perspectivas fascinantes de la hiperficción, resaltaron el carácter oral de las comunicaciones en internet e instaron a aumentar y enriquecer los contenidos de español en el espacio cibernético.

Norma Carricaburro, filóloga argentina, habló de los primeros escarceos de la ciberficción de su país en forma de “obras virtuales, no el objeto libro”, con novelas que no tienen comienzo ni fin, de lectura participativa, donde cada lectura puede optar por caminos alternativos.

Esa lectura “es interactiva: el lector tiene que buscar un orden secuencial o causal”, explicó. “Es una nueva dimensión de la obra abierta”.

Omar Rincón, que se describió como periodista de farándula, resaltó la característica oral y lúdica de esa escritura continua que no tiene término y que obra como un test proyectivo. “Uno entra en la internet para estar de acuerdo consigo mismo”, afirmó.

Entre las características de la escritura en internet, sobre todo de las jergas juveniles en salas de conversación y mensajes de texto, Rincón observó que “a la pobre Ñ le fue mal y la K y la W salieron ganando”.

“Los que pierden son las vocales y la ortografía, afortunadamente”, agregó ante la hilaridad general.

“Tomarse en serio el lenguaje es volver a contar la vida”, dijo Rincón. “Queremos que nos narren la vida, que nos hagan pensar”.

Ramón Tijeras, director del Centro Virtual del Instituto Cervantes, reclamó más contenidos en español en el ciberespacio.

“Estamos dejando que los sajones cuenten el mundo y no como lo vemos los hispanos”, afirmó. “No permitamos que los americanos dominen el discurso de internet”.

también te puede interesar

Boxeo

Nicaragua va por el oro en boxeo

Pugilistas profesionales apoyarán a los nuestros, quienes buscarán ocho títulos. La final se realizará este domingo en el Polideportivo Alexis...