Cultura

Museo del Prado inaugura gran exposición de Tintoretto

Madrid – El Museo del Prado está a punto de inaugurar la mayor exposición de Tintoretto, pintor italiano del siglo XVI, en 70 años, y una de las más importantes montada fuera de su Venecia natal

Giorgio Napolitano con invitados
El presidente italiano Giorgio Napolitano, izquierda, conversa con el rey Juan Carlos de España, a quienes acompañán la reina Sofía, izquierda, y la esposa de Napolitano, Clio, frente a la pintura 'La última cena', de Jacopo Tintoretto, en el Museo del Prado, el lunes 29 de enero de 2007, en Madrid. | AP

Redacción Central |

Madrid – El Museo del Prado está a punto de inaugurar la mayor exposición de Tintoretto, pintor italiano del siglo XVI, en 70 años, y una de las más importantes montada fuera de su Venecia natal

La única exposición anterior de Jacopo Tintoretto fue en la galería veneziana Ca Pesaro en 1937.

“La mayoría de la gente diría que Venecia es el único lugar donde se puede apreciar a Tintoretto”, dijo Gabriele Finaldi, subdirector de conservación e investigaciones del Prado.

Pero la exposición, que se inaugura el martes, permite visualizar sus obras desde perspectivas que no serían posibles en su marco original, aseguró.

“La mayoría de sus obras maestras son de gran tamaño y permanecen en los edificios para los cuales fueron realizadas”, dijo el curador de la muestra, Miguel Falomir.

Esto salta notablemente a la vista en un cuarto oscuro que exhibe la técnica del maestro con el pincel por medio de imágenes radiográficas y permite comparar el “Cristo lavando los pies de los discípulos” con y sin figuras humanas.

“Basta dar unos pasos en la sala principal y uno se encuentra con esa pintura junto a la de “la última cena” de la iglesia de la Curia Patriarcale veneciana, tal como se encontraban originalmente antes de que los reyes empezaran a comprar las obras y separarlas”, dijo Finaldi.

La muestra pone de relieve del humor impúdico de Tintoretto en cuadros como “Venus y Marte sorprendidos por Vulcano”, donde Marte se oculta bajo una mesa al irrumpir el engañado Vulcano en la recámara de su esposa.

“Susana y los ancianos”, que pertenece al Kunsthistorisches Museum de Viena y fue restaurado recientemente, destaca el uso novedoso de la perspectiva y la delicadeza de tonos de la piel.

No fue fácil convencer a algunos cuidadores que prestaran las obras. Para ello, el Prado prometió aportar fondos para la conservación de los lugares donde se encuentran.

El pastor de la iglesia de San Marcuola, con dos muros cubiertos por Tintorettos, dijo que se decidió a prestar “La última cena” cuando el Prado dio fondos para la conservación de la iglesia.

“La humedad ha afectado algunos de estos cuadros en el pasado. No queremos que vuelva a suceder”, dijo Finaldi.

también te puede interesar