Cultura

Saramago vuelve a la infancia en sus memorias

Madrid – Recuperar los primeros años de su vida y sus vivencias en un pequeño pueblo portugués para explicar quién es, fue lo que hizo el escritor y Premio Nobel de Literatura José Saramago en “Las pequeñas memorias

José Saramago
Recuperar los primeros años de su vida y sus vivencias en un pequeño pueblo portugués para explicar quién es, fue lo que hizo el escritor y Premio Nobel de Literatura José Saramago (en la foto) en 'Las pequeñas memorias'. Se trata de una obra en la que recuerda su infancia entre los cinco y los 14 años, el único período que asegura rotundamente que va a llevar al papel, puesto que no va a hacer un 'Harry Potter 2, 3, ó 4'. | Reuters

Redacción Central |

Madrid – Recuperar los primeros años de su vida y sus vivencias en un pequeño pueblo portugués para explicar quién es, fue lo que hizo el escritor y Premio Nobel de Literatura José Saramago en “Las pequeñas memorias

Se trata de una obra en la que recuerda su infancia entre los cinco y los 14 años, el único período que asegura rotundamente que va a llevar al papel, puesto que no va a hacer un “Harry Potter 2, 3, ó 4.”

“Lo importante que hace a una persona es la época que yo he contado,” declaró el jueves en Madrid en la presentación del libro, en medio de una gran expectación.

“Todo lo que pueden encontrar aquí son recuerdos permanentes en mí, presentes en toda mi vida,” añadió.

Saramago ya hizo una presentación de la obra en portugués en noviembre, una muy especial en su pueblo, Azinhaga, en el centro de Portugal, que coincidió con su cumpleaños número 84 y en el que todos sus paisanos le rindieron homenaje.

Precisamente Azinhaga es el centro de sus recuerdos, el lugar al que acudía en cuanto tenía vacaciones, para estar con sus abuelos y salir de Lisboa, donde estaba destinado el padre. “Un pueblo que ha hecho de mí la persona que soy, callado, más bien melancólico,” afirmó.

Allí pasó los momentos mágicos de la infancia y fue educado por sus abuelos, que a pesar de ser analfabetos le inculcaron unos valores que no olvida, pero también hubo situaciones muy duras, de pobreza, hambre y mucho frío.

“Si pudiera revivirlo, lo reviviría todo,” aseguró este prestigioso novelista al que terminar las memorias le ha resultado muy duro por la mala salud que tuvo el año pasado. Y aunque dice estar convaleciente de unos problemas estomacales, luce espléndido a sus 84 años.

Al preguntarle si en este libro tenía un estado de ánimo más optimista, Saramago, que compareció con su mujer, la traductora y periodista española Pilar del Río, respondió: “Estamos todos hundidos en la mierda del mundo y no se puede ser optimista. El que es optimista, o es estúpido, o insensible, o millonario.”

“El lema otro mundo es posible , pero ¿cómo? ¿Está el FMI dispuesto a cambiar de política? ¿Las multinacionales van a interesarse un poquito por nuestra sociedad?,” se preguntó el autor de “La balsa de piedra,” “Memorial de un convento” y “El Evangelio según Jesucristo.”

“(Hay) Basura en las calles, basura en la pantalla de televisión, basura en las mentes,” agregó.

“Las pequeñas memorias,” que ya se puede adquirir en España, saldrá a la venta en Latinoamérica a partir de febrero.

también te puede interesar