Cultura

Nicaragua y el mundo celebran 140 años del natalicio del célebre poeta Rubén Darío

Considerado uno de los poeta más importante y uno de los personajes más reverenciados de Nicaragua, Rubén Darío cautivó en su época, con su estilo literario que involucra pasión y emociones fuertes

Rubén Darío
Rubén Darío fue el líder de muchos movimientos literarios en Chile, España, Argentina, y Nicaragua. | Telesur

Redacción Central |

Considerado uno de los poeta más importante y uno de los personajes más reverenciados de Nicaragua, Rubén Darío cautivó en su época, con su estilo literario que involucra pasión y emociones fuertes

Se cumple este 18 de enero, 140 años del nacimiento del célebre poeta nicaragüense Rubén Darío, conocido como “El Príncipe de las Letras Castellanas” por ser el iniciador y máximo representante del Modernismo Literario en lengua española.

Fue en 1867, cuando Félix Rubén García Sarmiento, su nombre real, nació en la localidad nicaragüense de Metapa, actualmente Ciudad Darío. Comenzó a demostrar su genialidad desde muy pequeño, cuando a los 12 años de edad publicó sus primeros poemas, “La E”, “Una lágrima” y “El desengaño”.

La niñez de este reconocido poeta, transcurrió en la ciudad de León, donde fue criado por sus tíos abuelos Félix y Bernarda, a quienes consideró en su infancia sus verdaderos padres. Sobre sus primeros años hay pocas noticias, sólo que en 1871 la familia pasó apuros económicos e incluso que se pensó en colocar al jóven Rubén como aprendiz de sastre.

A los 14 años de edad intentó publicar su primer libro “Poesía y artículos en prosa”, lo cual fue posible hasta el cincuentenario de su muerte. En El Salvador, el jóven Darío fue presentado por el poeta Joaquín Mendez al presidente de la república, Rafael Saldívar, quien lo acogió bajo su protección.

Allí conoció al poeta Francisco Gavidia, gran conocedor de la poesía francesa. Darío intentó por primera vez adaptar el verso alejandrino francés a la métrica castellana, y aquél se convertiría después en un rasgo distintivo no sólo de su obra sino de toda la poesía modernista.

Según biógrafos suyos en esos primeros versos sus influencias predominantes eran los poetas españoles: Zorrilla, Nuñez de Arce y Ventura de la Vega. Más adelante se interesó por la obra de Víctor Hugo, la cual tuvo influencia en su labor política.

Gracias al apoyo del poeta Pedro Balmaceda Toro, Darío publicó su primer libro de poemas “Abrojos”, que apareció en marzo de 1887.

Al estallar la Primera Guerra Mundial (1914-18), partió a Estados Unidos con la idea de defender el pacifismo, después viajó a Guatemala y a finales de año regresó a Nicaragua, donde llegó a León, la ciudad de su infancia, el 7 de enero de 1916.

A decir de los críticos, la poesía de Darío es en gran medida deudora de los grandes exponentes de la poesía española del siglo 19, como Nuñez de Arce y Campoamor, además de que fue un gran admirador de Gustavo Adolfo Bécquer.

Señalan que los temas españoles están presentes en sus “Prosas profanas”(1896), consciente de la decadencia de lo español, tanto en la política como en el arte, preocupación que compartió con la llamada Generación del 98, añaden.

No obstante, han reconocido como sus obras fundamentales los poemarios “Azul” (1888), “Prosas profanas y otros poemas” (1896) y “Cantos de vida y esperanza” (1905), expresiones máximas por las que se le reconoció como “El Príncipe de las Letras Castellanas”.

“Azul” es considerado el libro inaugural del Modernismo hispanoamericano, recoge tanto relatos en prosa como poemas, cuya variedad métrica llamó la atención de la crítica. En él muestra algunas de sus preocupaciones, como su disgusto hacia la burguesía.

La étapa de plenitud del Modernismo la marca su libro “Prosas profanas y otros poemas”, colección de piezas en las que está presente la imaginería exótica propia de la política dariana: La Francia del siglo 18, la Italia y la España medievales y la mitología griega, entre otros elementos. La mayoría de los poemas de Darío no se publicaron mientras vivía.

Muchos de ellos aparecieron únicamente en publicaciones periódicas y fueron recopilados después de su muerte, ocurrida el 6 de febrero de 1916. Fue sepultado en la catedral de la ciudad de León, Nicaragua.

también te puede interesar

Boxeo

Nicaragua va por el oro en boxeo

Pugilistas profesionales apoyarán a los nuestros, quienes buscarán ocho títulos. La final se realizará este domingo en el Polideportivo Alexis...