Cultura

Gran Bretaña reabre investigación formal sobre muerte de Diana

Londres – La jueza que supervisa las investigaciones oficiales sobre la muerte de la princesa Diana y su novio, Dodi al Fayed, en 1997, decidió el lunes que la realeza no participará de un jurado que indague la forma en que se produjeron los fallecimientos

Redacción Central |

Londres – La jueza que supervisa las investigaciones oficiales sobre la muerte de la princesa Diana y su novio, Dodi al Fayed, en 1997, decidió el lunes que la realeza no participará de un jurado que indague la forma en que se produjeron los fallecimientos

Debido a que Diana era parte de la familia real cuando murió cualquier jurado, según la convención, estaría normalmente compuesto por miembros de la realeza.

Sin embargo, una audiencia preliminar sobre las investigaciones que determinarán oficialmente cómo murió la pareja sería inapropiada, dijo la jueza Elizabeth Butler-Sloss.

En la década que pasó desde el accidente han surgido una serie de teorías conspirativas que sugieren que la pareja fue asesinada porque su relación avergonzaba a la familia real de Gran Bretaña.

Hace tres semanas, una investigación de la policía británica señaló que el choque en París fue un accidente de tránsito y que la pareja no fue víctima de una compleja trama para asesinarlos.

Una investigación francesa realizada durante dos años había llegado a la misma conclusión.

Pero bajo la ley británica es necesario que una investigación determine la causa de muerte de alguien que fallece de forma no natural.

Sin embargo John Nutting, abogado que representa a la Reina Isabel, dijo que sería “indeseable, quizás incluso ingrato” hacer esto y que la necesidad de una revisión estrictamente imparcial significaba que sería más apropiado un jurado compuesto por miembros del público.

Butler-Sloss, quien evalúa si debe o no haber un jurado, concordó, al señalar que: “Es totalmente inapropiado que yo pida un jurado de la familia real.”

La muerte de la “Princesa del Pueblo” provocó una ola de dolor en Gran Bretaña. Diana estaba divorciada del Príncipe Carlos, heredero al trono, y era la mujer más fotografiada del planeta.

Diana, quien tenía 36 años, Fayed, de 42 y su chofer Henri Paul murieron cuando su limusina Mercedes Benz chocó a gran velocidad contra un pilar en un túnel de una calle de París, tras salir del Hotel Ritz perseguidos por paparrazzi en motocicletas.

CONFIANZA PUBLICA

Lo relativo al jurado y si las investigaciones de las muertes deberían ser realizadas en conjunto fueron los temas centrales durante la audiencia realizada en una cámara de la Alta Corte de Londres frente a algunos de los abogados más importantes de Gran Bretaña y a la hermana de Diana, Lady Sarah McCorquodale.

Michael Mansfield, el abogado del padre de Dodi, Mohamed, quiere una investigación del jurado.

Mohamed al Fayed cree que la pareja fue asesinada.

“Decimos que estas investigaciones crean una situación realmente excepcional que, hasta donde todos saben, no ha ocurrido en el pasado,” sostuvo Mansfield, señalando que la “confianza pública” en el sistema judicial exige que haya un jurado.

Butler-Sloss sostuvo que si ella tiene jurisdicción sobre las investigaciones, éstas serían realizadas de manera conjunta y escucharía evidencia de un mínimo de 40 testigos, en su mayoría franceses.

Una pesquisa no puede imputar culpas pero puede establecer que la muerte fue “no natural,” debido a violencia o un accidente.

también te puede interesar