Cultura

Jerry Rivera es nombrado “Campeón de la Salud” en Washington

Washington – El cantante puertorriqueño Jerry Rivera recibió hoy el título de “Campeón de la Salud”, otorgado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por su lucha contra la violencia doméstica

Jerry Rivera
El cantante puertorriqueño Jerry Rivera recibió hoy el título de 'Campeón de la Salud', otorgado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por su lucha contra la violencia doméstica. Archivo. | EFE

Redacción Central |

Washington – El cantante puertorriqueño Jerry Rivera recibió hoy el título de “Campeón de la Salud”, otorgado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por su lucha contra la violencia doméstica

El acto se realizó pocos días antes de la conmemoración del Día internacional a favor de la eliminación de la Violencia contra la Mujer, que tendrá lugar el próximo sábado.

Jerry Rivera se unió como portavoz a la campaña en la lucha contra la violencia doméstica que lidera la OPS.

La distinción le fue otorgada por su labor como mensajero tras el lanzamiento de su canción “Ríos de dolor”, en la que ataca este problema y lleva un mensaje de esperanza a las mujeres víctimas de los malos tratos.

“He visto muy de cerca el maltrato; no lo he vivido, pero lo he visto en mi familia cercana, en amistades. He visto cómo la mujer es abusada y la mujer no debe permitir eso”, afirmó el cantante durante el acto.

Rivera lamentó que una de las consecuencias más visibles de este flagelo es que la mujer termina por creer que merece el maltrato.

El artista aseguró que aunque muchos hombres desarrollan la violencia como parte de un comportamiento aprendido, no existe ninguna razón que lo justifique.

“Esa es una de las aberraciones más horribles y más asquerosas que un hombre puede cometer”, expresó Rivera.

Durante el evento, la violencia doméstica se presentó como un problema de salud pública cuya solución requiere el compromiso de toda la sociedad.

“Tenemos que movilizar a la sociedad civil para crear espacios sociales y refugios para las mujeres maltratadas y revisar la legislación que hace que la atención en los refugios existentes se limite sólo a tres meses”, afirmó Mercedes Juárez, jefa de la Unidad de Género y Etnicidad de la OPS.

Juárez agregó que es imperativo unir esfuerzos para recuperar a las víctimas psicológica y físicamente para que estén en condiciones de superarse.

Según la especialista, muchos hombres reaccionan violentamente a su incapacidad de afrontar los retos socioeconómicos a los que se ven abocados.

“Tenemos que cuestionar nuestras tradiciones”, afirmó Juárez, quien insistió en que hay que eliminar la permisividad que hace que el hombre, muchas veces, se sienta con derecho de “corregir” a la mujer que no le obedece.

Alberto Concha-Eastman, consejero regional de prevención de la violencia de OPS, aseguró que es indispensable abordar la violencia familiar integralmente y desde la perspectiva del cuidado médico.

“Cuando los casos llegan a los hospitales deben ser atendidos no sólo desde la perspectiva de la inmediatez, sino con una perspectiva de prevención”, destacó.

El especialista subrayó que cuando una mujer es maltratada se la atiende médicamente, obviando la situación de violencia que la ha convertido en víctima.

Por ello es que es necesario generar mecanismos de ayuda y redes sociales que apoyen a las mujeres maltratadas y las saquen del circulo de violencia, señaló.

“Hoy en Washington no existe un refugio para las mujeres latinas”, dijo Pedro Biaggi, locutor y activista contra la violencia doméstica que brindó su testimonio y destacó la necesidad de que las mujeres hispanas en EEUU tengan acceso a refugios acordes con sus realidades idiomáticas, sociales y culturales.

Claudia Campos, directora del programa anti-violencia “Entre Amigas”, de Washington, destacó la vulnerabilidad de las mujeres inmigrantes que, además de la violencia doméstica, enfrentan las limitaciones de su estatus migratorio y las desventajas legales que se derivan de él.

también te puede interesar