Cultura

Costa Rica: artistas se unen por derechos

San José – Unos 120 artistas costarricenses decidieron unirse en la Asociación de intérpretes y ejecutantes musicales (AIE) para luchar de forma colectiva por sus derechos no solo en el país sino también en el exterior en acuerdo con entidades similares

Redacción Central |

San José – Unos 120 artistas costarricenses decidieron unirse en la Asociación de intérpretes y ejecutantes musicales (AIE) para luchar de forma colectiva por sus derechos no solo en el país sino también en el exterior en acuerdo con entidades similares

Se trata de la primera organización de su tipo en Centroamérica, aseguró en rueda de prensa el pianista Manuel Obregón y vicepresidente de AIE. Entre sus afiliados figuran desde miembros de la Orquesta Sinfónica Nacional hasta integrantes de grupos de música popular, quienes deben inscribirse de forma individual.

«Tenemos representación de todos los estilos de hacer música», agregó el cantautor Manuel Monestel, del grupo Cantoamérica. Señaló que el único requisito para formar parte de la asociación es tener al menos un tema grabado bajo el nombre propio o seudónimo en un disco, dvd o video.

Aunque el objetivo central de la entidad es realizar una efectiva recaudación de lo que les corresponde a los intérpretes por la divulgación pública de sus temas, también trabajarán por otros beneficios.

«Costa Rica es el país que tiene menos música local en sus radioemisoras, es como un 0,8% a 2%, cuando en otros países es hasta del 80%», resaltó Obregón.

También vigilarán que los intérpretes cuenten con condiciones dignas de trabajo, ya sea por contrato laboral o prestación de servicios profesionales, de forma que accedan al sistema de seguridad social y de pensiones.

Asimismo, revisarán el tratado de libre comercio con Estados Unidos para analizar en qué puntos podría afectar el trabajo de los músicos.

«Lo que buscamos es llamar la atención a que la música en Costa Rica se ha profesionalizado y que existen músicos y productos de alta calidad, queremos crear una identidad y dignificar nuestra labor», destacó el director de orquesta y clarinetista Marvin Araya, quien funge como presidente de AIE.

De acuerdo a la ley, las tarifas varían según el lugar donde se programa la música y la cantidad de personas que la escucharán, desde hoteles y restaurantes hasta escuelas de danza y sitios de internet. Del dinero, un 50% que va al autor, otro 25% al intérprete y el restante 25% a la compañía productora.

Para ampliar el impacto de su operación, la AIE firmó un contrato de reciprocidad con la AIE de España y negocian el mismo paso con organizaciones similares en Brasil, Argentina, Chile, Colombia, México, Paraguay, Uruguay, Perú, Panamá y Portugal.

también te puede interesar