Cultura

Casa de Compay Segundo se abre a los recuerdos

LA HABANA – Fotos, objetos personales y regalos recibidos por el legendario músico cubano Compay Segundo comenzaron a ser exhibidos en la casa en la cual vivió hasta su muerte y que ahora fue convertida en museo.

Redacción Central |

LA HABANA – Fotos, objetos personales y regalos recibidos por el legendario músico cubano Compay Segundo comenzaron a ser exhibidos en la casa en la cual vivió hasta su muerte y que ahora fue convertida en museo.

«Aquí el público, los amigos, van a poder recordarlo», comentó a la AP Basilio Repilado, hijo del creador de «Chan Chan», convertido en un éxito internacional cuando el disco «Buena Vista Social Club» ganó un Grammy a mediados de los 90.

«Pueden incluso verse aspectos poco conocidos de su vida, cuando fue miliciano (voluntarios entrenados para defender la revolución cubana) o en su juventud», agregó el descendiente del artista del eterno sombrero, la sonrisa permanente y la inseparable guitarra.

La ceremonia de apertura del museo se realizó el martes por la noche, en la vivienda de la capitalina barriada de Miramar, en la cual el músico pasó sus últimos días y contó con la presencia del ministro de Cultura, Abel Prieto.

Fue «un hombre extraordinario… un gran símbolo… y creo que este lugar va a ser muy visitado», dijo Prieto a periodistas reunidos en el lugar entre «mojitos» (bebida a partir de ron) y acompañados de la áspera pero acariciadora voz del fallecido creador de «Se Secó el Arroyito» o «Las Flores de la Vida».

Nacido el 18 de noviembre de 1907 en un lugar cercano a la ciudad oriental de Santiago, Máximo Francisco Repilado como se llamó en papeles, fue unos de los innovadores del son cubano pero durante años mozos no alcanzó la notoriedad internacional que le llegó casi a los 90 años.

Murió en 2003, poco antes de cumplir los 96 años de edad.

En la vivienda fueron instaladas algunas vitrinas, donde se ven los sombreros de Compay Segundo y algunos de los galardones de su carrera, por ejemplo la estatuilla del Grammy.

El disco «Buena Vista…» se realizó con la producción del guitarrista estadounidense Ry Cooder, quien viajó a La Habana y concretó su idea de grabar a los músicos del tradicional y olvidado son cubano, en su mayoría pobres o jubilados pero poseedores de un sabor y una riqueza incomparables.

Más que por diversión que por fama o dinero los ancianos artistas aceptaron y el resultado fue un inmediato éxito con el cual le dieron la vuelta al mundo y del cual se sacaron posteriormente otras cintas de excelente factura.

En las paredes de la casa cientos de fotos muestran a Compay en diferentes momentos de su vida, en giras internacional o en encuentros con el Papa Juan Pablo II, el mandatario Fidel Castro o con colegas como el reconocido Chucho Valdés, pero siempre con su rostro feliz.

La apertura del museo dará inicio a un año de homenajes con conciertos y muestras pictóricas, por su centenario del músico, que cerrará en noviembre del 2007 en el cementerio de Santa Ifigenia en la oriental ciudad en Santiago de Cuba, donde reposan sus restos y se le instalará un monolito de recordación.

también te puede interesar