Cultura

Ricky Martin vive la vida por una causa

NUEVA YORK – Atrás quedó «La vida loca» para Ricky Martin. Hoy el artista se dedica de lleno a las causas sociales y dice que el haber sido elegido Persona del Año le da una «tremenda excusa» para seguir defendiendo a los más susceptibles. «Una vez más podré hablar del trabajo que el mundo tiene […]

Ricky Martin
En esta fotografía de archivo aparece el cantante Ricky Martin bromeando con un fotógrafo - Foto: AP
| AP

Redacción Central |

NUEVA YORK – Atrás quedó «La vida loca» para Ricky Martin. Hoy el artista se dedica de lleno a las causas sociales y dice que el haber sido elegido Persona del Año le da una «tremenda excusa» para seguir defendiendo a los más susceptibles.

«Una vez más podré hablar del trabajo que el mundo tiene que escuchar», señaló el astro puertorriqueño a la AP sobre el reconocimiento que le hace el miércoles la Academia Latina de la Grabación. «Estos niños y muchas mujeres que son víctimas (de la trata humana) no tienen quién hable por ellos».

En una ceremonia en el Hotel Sheraton de Nueva York, en la víspera del Latin Grammy, el intérprete de «María» y «Vuelve» será honrado por astros como Juan Luis Guerra, Miguel Bosé y Ednita Nazario, quienes interpretarán distintos éxitos de su repertorio.

«Me voy a sentar a disfrutar de todo el protagonismo que no es mío, pues lo tienen los colegas que estarán conmigo esa noche cantando mis canciones», manifestó satisfecho. Agregó estar agradecido porque el presidente de la Academia, Gabriel Abaroa, le dijo que no estaba solo en su misión.

Para el ex Menudo y embajador de la UNICEF la trata humana es sin duda el problema social que más lo estremece. «Es el que más rápido crece y si no hacemos nada será más grande que el tráfico de armas, y eso sería grave», dijo.

Hace seis años el cantante creó la Fundación Ricky Martin, dedicada a defender los derechos del niño, pero su labor filantrópica comenzó mucho antes.

«Siempre el trabajo humanitario lo intenté hacer lo más discreto posible, porque no quería mal interpretaciones. Pero eso cambió el día en que me reuní con grandes activistas de la trata humana y me dijeron que necesitaban que hablara, que usara el poder de convocatoria que te da la música», explicó.

Personalidades como Martin, Bono y Angelina Jolie, entre otros, dedican gran parte de su tiempo a labores sociales. Y a la pregunta de si estos tendrían el poder de cambiar al mundo, el artista de 34 años señala que el hecho de poder llegarle a las masas sin duda ayuda.

«Pero no puedo decirle a un colega que está haciendo un mal trabajo porque no está involucrado en una misión filantrópica», agregó. «Si lo hace aunque no le nace sería un hipócrita».

Para él, empero, el activismo es algo instintivo. «Si te quedas con este dolor y este coraje… alimentas un cáncer en tu cuerpo», indicó. «Mi liberación ante lo vivido es la plática, el desahogo, no me puedo quedar callado. Si me concentro se me llenan los ojos de lágrimas; (lo que veo) es muy cruel, es muy sucio».

Con una carrera que se remonta a su niñez, cuando en los años 80 se dio a conocer como integrante del grupo Menudo, Ricky Martin ha vendido más de 60 millones de discos en todo el mundo y se le considera como uno de los artistas latinos de mayor éxito internacional.

Para él la música es muy importante, «pero me he dado cuenta de que es parte de la misión en mi vida», dijo.

«La música me ha dado muchos momentos de satisfacción; he podido llegar a muchas partes del mundo», reconoció, recordando con especial cariño un concierto en Nueva Delhi donde cantó en español ante 55.000 personas, «y esas 55.000 personas cantaron conmigo en español».

Y también gracias a la música ha podido hablar ante el Congreso estadounidense y las Naciones Unidas «en nombre de aquellos que no son escuchados», asegura.

Sobre el hecho de haberse iniciado en el mundo del espectáculo durante la niñez, siendo esto considerado por algunos como un tipo de explotación infantil, declaró: «Cuando entras en ese mundo de cuestionamiento existencial lo cuestionas, cual hubiera sido la vida paralela. Pero no la encuentro. Ha sido tan importante lo que yo he vivido que no puedo».

En cambio, Martin prefiere encontrar la calma enfocándose en todas las cosas que sí ha tenido. «Y si tengo que volver a nacer», concluyó, «quiero hacerlo con el mismo nombre y el mismo apellido».

también te puede interesar