Cultura

Otro episodio de Fernando Vallejo versus Colombia

BOGOTA – Cuando el escritor colombiano Fernando Vallejo aterriza en el país despierta expectativas como un huracán aproximándose a tierra

Redacción Central |

BOGOTA – Cuando el escritor colombiano Fernando Vallejo aterriza en el país despierta expectativas como un huracán aproximándose a tierra

Para comenzar, Vallejo afirma que Colombia «no ha hecho sino atropellarme, siempre», aunque haya inspirado casi toda su obra.

«Hay gente honorable, mucha gente honorable y gente buena en todas las clases sociales y Colombia es un país que tiene cosas buenas, pero las malas son de tal magnitud que las buenas desaparecen en ellas», dijo el escritor durante una entrevista el viernes con radio Caracol, en donde interactuó durante más de dos horas con una audiencia que más que nada le reprochaba sus palabras.

El escritor de Desbarrancadero y Río del tiempo llegó invitado a dictar una conferencia durante la celebración del décimo aniversario de El Malpensante, una revista sobre arte y cultura.

De sus críticas en la disertación no se libraron escritores como el argentino Adolfo Bioy Casares, y los peruanos Alfredo Bryce Echenique y Mario Vargas Llosa porque, según dice, usaron mal el idioma. También las emprendió contra el Papa, Panamá, el presidente Alvaro Uribe y otros políticos, además de criticar a las mujeres, a la Academia de la Lengua Española y al islamismo.

Sugirió que Colombia dejara de llamarse así para llamarse Violencia, con lo aplicaría el gentilicio «violentanos» a sus habitantes. «Cuando nací se cortaban la cabeza a machetazos… después usaron metralletas, evolucionaron», manifestó sarcástico.

Vallejo, nacido en 1942 en Medellín, la segunda ciudad del país, no duda en decir que ese territorio «es lo peor de Colombia», lo que provocó que varios de los oyentes lo llamaran para decirle que «no tiene madre».

Al presidente colombiano lo descalificó al decir que «no puede ni con su alma«, y lo tildó de «histérico, gritón y llorón».

También criticó a los ex presidentes colombianos César Gaviria y Andrés Pastrana.

Del Papa dijo que le recomendaría usar la interjección «ojalá» de rodillas para aplacar los ánimos de los musulmanes que se sintieron insultados con sus comentarios, y de los musulmanes el escritor señaló que pertenecen a una religión que nunca salió de la Edad Media.

Por último, realizó la segunda canonización de su vida. La primera fue a favor de Miguel de Cervantes y ahora el nuevo santo «vallejiano» es el lingüista, filólogo y escritor colombiano del siglo XIX Rufino José Cuervo.

Desahogado, Vallejo retorna a México en donde vive hace más de tres décadas.

también te puede interesar