Cultura

Nokia quiere ser una marca musical

La compañía finlandesa, un caso poco común de empresa que define la suerte económica de un país, ahora compite para ponerle su nombre a la música móvil

Nokia
Nokia 8800 Sirocco Edition |

Redacción Central |

La compañía finlandesa, un caso poco común de empresa que define la suerte económica de un país, ahora compite para ponerle su nombre a la música móvil

Cuando Sony le puso su nombre a la miniaturización con el walkman en los 80, nadie imaginaba que la gente algún día iba a hablar por teléfono con los aparatos de escuchar música.

Ahora, un cruce semejante de funciones es el que orienta los planes de Nokia, la compañía que el año pasado fabricó más de un tercio de todos los celulares vendidos en el mundo.

El razonamiento es que el consumidor de entretenimientos online está en vías de “despegarse de las paredes”, como ya lo hizo antes con el teléfono. El chat deviene ambulatorio, y también la “bajada” de temas musicales de sitios web, el envío de videos caseros a las redes sociales y otras actividades que hoy absorben el tiempo de computadora de la mayoría de los adolescentes y de algunos adultos. Ese fue el cuadro que presentó la semana pasada en Nueva York Anssi Vanjoki, vicepresidente de la firma finlandesa.

El hardware que Nokia generó para ese mundo digital y móvil, responde al nombre de “Serie N”. Como uno de esos cortaplumas suizos que encierran toda clase de dispositivos, el N95, el último en llegar, tiene una cámara de cinco megapixeles, permite grabar videos, escuchar música y conectarse a internet en forma inalámbrica para bajar videos y canciones. También sirve para hablar por teléfono.

En la carrera de la convergencia, distintas categorías de aparatos compiten entre sí. Kodak, por ejemplo, apuesta a recuperar su lustre saliendo al ruedo de los teléfonos con “dispositivos de captura digital” que reúnen funciones de imagen, texto y voz.

Nokia no oculta que su competidor favorito es el iPod, un éxito de Apple que le puso su nombre al MP3 móvil. Aunque para esa batalla hizo alianzas con empresas de tecnología de sonido, nadie le pronostica a Nokia una competencia fácil con el iPod, que tiene una sola función pero 60 millones de usuarios fervorosos.

Nokia, que explica la mitad del crecimiento de Finlandia y la cuarta parte de sus exportaciones, es un caso único de empresa con tanto peso relativo en la economía de un país. Su historia se hizo vendiendo teléfonos y, en los últimos años, teléfonos con música (distintos de las computadoras multimedia de bolsillo aunque parezcan de la misma familia) y computadoras «tabletas».

Pero «el mundo de la telefonía tal como lo conocimos hasta ahora» está terminando, pronostica Vanjoki. «Con la generalización de Internet en las telecomunicaciones, evolucionaremos hacia modelos más diversificados».

La forma de comprar música también cambia. Nokia dio un paso llamativo al comprar en agosto la plataforma estadounidense Loudeye, posible preámbulo de una disquería virtual propia a la manera de iTunes de Apple.

Como vidriera de sus nuevas actividades, Nokia anunció una comunidad de «recomendadores». Disquerías independientes de Nueva York, Londres, Tokio y Rio de Janeiro asesorarán a quienes quieran orientarse hacia lo nuevo y cool en la selva infinita de la música online. El padrino del sitio será David Bowie, que cada mes comunicará alguno de sus hallazgos entre la música del mundo (www.musicrecommenders.com, desde noviembre).

también te puede interesar