Cultura

Sean Lennon se mueve en la «dirección adecuada»

El cantante neoyorquino Sean Lennon habla con nostalgia y cierta acritud de la traición, del amor y el desamor en Friendly Fire, su segundo álbum en solitario, en el que el hijo de John y Yoko se sumerge en una terapia emocional

Redacción Centraly Redacción Central |

El cantante neoyorquino Sean Lennon habla con nostalgia y cierta acritud de la traición, del amor y el desamor en «Friendly Fire», su segundo álbum en solitario, en el que el hijo de John y Yoko se sumerge en una «terapia emocional»

Ocho años llevaba apartado Lennon de la esfera pública, desde que se estrenara con ‘Into the sun’ (1998), trabajo que desató las continuas comparaciones entre su estilo, a la hora de tocar y componer, y el del ex Beatle.

Mucho de todo

Sean Lennon admite, en una entrevista concedida en Londres, que en su nueva colección de temas, que salió esta semana al mercado, hay mucho, aunque no todo, de experiencias personales.

«Un 70 por ciento es autobiográfico -observa el músico- y diría que el 30 por ciento restante son sólo sueños o fantasías».

Para este hijo de artistas, que confiesa estar más influenciado musicalmente por su madre, la japonesa Yoko Ono y segunda esposa de John, componer significa emplear su vida «como un punto de partida para construir algún tipo de ilusión, ya que creo –explica– que el arte es una ilusión, una fantasía».

Su imagen es pulcra y aseada, lleva una barba incipiente, cuidadosamente descuidada, y unas gafas pequeñas de montura dorada que hacen pensar, de forma inevitable, en el legendario Beatle.

Más comparaciones

Curiosamente, las comparaciones no le ‘hartan’ y a los que se empeñan en establecer similitudes entre padre e hijo, Lennon concede que John es el ‘motivo’ por el que hoy él tiene ‘una carrera’. «Aunque –subraya– no es la razón por la que soy bueno en esto».

«No me cansa que me hablen de mi padre. Sé que no tendría un acuerdo con Parlophone si no fuera por él y, posiblemente, tampoco me estarías entrevistando», asegura.

Además, está convencido de que la gente incurre en un enorme ‘malentendido’ al asumir que es ‘duro’ ser hijo de John Lennon, «cuando siempre me ha parecido algo estupendo tener como padre a un gran artista».

De John, asesinado a las afueras del edificio Dakota, en Manhattan (Nueva York), el 8 de diciembre de 1980, cuando Sean era sólo un niño, el artista revela que apenas guarda recuerdos. «Quizá tengo algún recuerdo de una manera muy abstracta, pero la verdad es que no son muchos».

El largo lapso de tiempo transcurrido hasta el lanzamiento de ‘Friendly Fire’ se explica en su aversión a lo que rodea a la promoción de un álbum y a su abierta antipatía hacia las entrevistas.

Ya le ocurrió con su debut, en 1998, cuyo proceso de promoción le resultó ‘humillante’.

‘Friendly Fire’, DVD al que acompaña una película conceptual de cada tema, sí le sirvió como ‘terapia emocional’, además de demostrarle que se mueve, musicalmente hablando, ‘en la dirección adecuada’.

también te puede interesar