Cultura

¿Existe el Homo numericus?

PARIS – ¿Después del Homo erectus y del Homo sapiens, ha llegado la hora del Homo numericus? Según sociólogos, científicos e industriales se trata por ahora de una construcción imaginaria, pero que refleja nuevas prácticas culturales y sociales muy reales

Redacción Centraly Redacción Central |

PARIS – ¿Después del Homo erectus y del Homo sapiens, ha llegado la hora del Homo numericus? Según sociólogos, científicos e industriales se trata por ahora de una construcción imaginaria, pero que refleja nuevas prácticas culturales y sociales muy reales

El Hombre numérico “existe sin existir: es en mucho un ideal inventado por la industria de las telecomunicaciones y la publicidad”, explica Monique Dagnaud, del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) francés.

Este avatar evoca prácticas culturales reales “pero no las resume todas”, afirma la investigadora, al margen del coloquio internacional sobre las mutaciones en el sector cultural, reunido a fines de septiembre en París.

El Homo numericus hoy en día podría ser, según la socióloga, el internauta, móvil con su ordenador portable o sedentario ante su PC, a la vez consumidor y productor de contenidos para la red.

En la década 1996-2006, Francia vivió un verdadero “boom” de la cultura en red y el número de hogares franceses conectados a internet se multiplicó por 100, para sumar ahora casi 10 millones, según un estudio.

Esto no obstante, Monique Dagnaud no cree en la idea de un hombre nuevo que se alejaría de los medios de comunicación de masa para recentrarse exclusivamente en el mundo de las redes, condenando así al papel, al cien y a la televisión.

Es perceptible, dice, que los individuos miran cada vez más la televisión: en Francia, el tiempo dedicado a la televisión ha aumentado 30 minutos por día entre 1996 y 2006.

Las estadísticas del Centro Nacional de Cine (CNC) y del Sindicato Nacional de la Edición (SNE), ilustran también esta resistencia a la cultura en red, con un progreso de 12,5% de entradas al cine en los siete primeros meses de 2006 y un salto de casi 11% en las ventas de libros de bolsillo en 2005.

Para los industriales, Homo numericus, objetivo de sus nuevas estrategias, sería un individuo conectado en forma permanente y móvil.

“¡El Hombre numérico soy yo!”, anuncia, sin convicción, Xavier des Horts, director de comunicación de Nokia France.

El hombre responde en directo desde Nueva York desde su “multimedia computer” (MC), una caja de 120 gramos, de 99 mm de largo y 53 mm de largo, con el cual puede “navegar, mirar la televisión, leer los diarios franceses en internet, recuperar (su correo), enviar fotos o videos de (su) viajes a (sus) hijos y orientarse en Nueva York, gracias a un logicial de navegación cartográfica, todo esto mientras escucha (sus) canciones preferidas”.

“Pero hay que desengancharse”, termina por reconocer y confiesa que había tomado su desayuno leyendo USA Today en papel, que lleva un libro para su viaje de retorno y que prefiere el mecano con su hijo a los juegos video.

La convergencia numérica total (quadruple play) en un único suporte, entre teléfono fijo, televisión, internet y móvil, nuevo El Dorado para los fabricantes de equipos y operadores de telecoms, podría ser “un gran paso hacia el hombre numérico perfecto”, estima Hadmut Holken.

“Pero es necesario que los utilizadores tomen sistemáticamente la decisión de entrar”, concluye, dubitativa, Holken, que es directora de un gabinete de análisis de mercado, especializado en las telecoms.

también te puede interesar