Ciencia y Tecnología

Eclipse, mitos y supersticiones

Los eclipses solares totales son un enigma difícil de resolver, pues para que sucedan es necesario un alineamiento raro entre el Sol, la Luna y la Tierra

B. García |

A lo largo de la historia, al evento astronómico se le asoció como un precursor de desastres naturales, de la muerte o caída de un gobernante, o profecía apocalíptica que marcaría el inicio del fin del mundo. La mezcla de miedo y el encanto causado es tan fuerte que dio pie a que con el tiempo surgieran rituales y creencias, algunas de los cuales aún hoy permanecen vigentes.

Los mayas, por ejemplo, pensaban que la Luna intentaba devorar al sol, el Dios supremo, lo interpretaban como símbolo de lucha entre los dos astros y suponían que anunciaba una guerra. En cambio, un mito hindú reza que el demonio Rajú se apodera del vino de la inmortalidad, que solo beben los dioses. Al tomarlo, el Sol y la Luna lo acusan con Vishnu, quien le corta la cabeza. Rajú, en venganza corre atrás de los astros para castigarlos.

Los mongoles, en tanto, creían que el demonio Araco perseguía al Sol y a la Luna para devorarlos, por lo que la población debía gritar con gran fuerza para que el fenómeno cesara; mientras que en Perú existe un mito en torno a que el astro, enojado con el pueblo, les quitaba el calor y la luz, algo visto como un presagio de calamidades.

Los habitantes de la antigua China representaban los eclipses con un dragón devorando el sol. Con el fin de ahuyentar al dragón, preparaban todo tipo de ceremonias, las cuales siempre cumplían su objetivo, puesto que la Luna siempre terminaba apartándose y dejaba ver el Sol de nuevo. Dos días antes del eclipse solar de 2009, el gobierno chino les pidió a los científicos que informaran todos los detalles y explicaran en qué consistiría el suceso, para “eliminar cualquier pánico y superstición”.

Por varios motivos, algunos dicen que las mujeres no deben visualizar el evento.

Creencias que se mantienen en la actualidad

Tal vez la más popular de las leyendas recae en las mujeres embarazadas, quienes no deben hacer contacto visual con el eclipse solar porque provoca que el bebé nazca con manchas en la piel, pecas y deformaciones. Otros aventuran que el fenómeno adelanta el parto y que los recién nacidos en esos días tienen dotes especiales y son más inteligentes. La ciencia se encargó de comprobar que no existe relación alguna en ninguno de los casos.

Otra falsa creencia es que no se puede observar al sol cuando está totalmente cubierto porque podría generar ceguera. La realidad es que el sol puede dañar los ojos si se le mira directamente, pero no cuando está totalmente cubierto, porque no irradia la misma luz dañina.

Están los que piensan que la Luna está furiosa durante el eclipse y trae consigo mal humor o situaciones que alteran la estabilidad de algo. Algunos acusan a los eclipses de ser responsables de cambios en el carácter, peleas y rupturas de pareja.









Mel/Bga

también te puede interesar

Boxeo

Nicaragua va por el oro en boxeo

Pugilistas profesionales apoyarán a los nuestros, quienes buscarán ocho títulos. La final se realizará este domingo en el Polideportivo Alexis...