Ciencia y Tecnología

El Fin del Mundo fue ayer

Conozca las predicciones catastróficas sobre el fin de nuestros días

fin-mundo
|

Hugo Luis |

Son frecuentes los vaticinios sobre el fin del mundo, sobre todo en períodos de incertidumbre planetaria. Las personas buscan signos en todas partes, en primer lugar en el cielo -que si la Luna, que si el Sol, un asteroide, las estrellas- y en cierta medida es bueno que aún miremos al cielo y no solo a la tierra.

Esta vez ofrecemos a nuestros lectores algunos de estas predicciones catastróficas que no se han cumplido porque, de haber ocurrido, no estaríamos aquí.

Luna de sangre

Los vaticinios no vienen de la nada, suelen estar anclados a algún acontecimiento y esta vez fue la Luna de Sangre que se vio el 27 de septiembre

Un grupo de fanáticos y un grupo mayor de ciegos seguidores, indicaron que este acontecimiento, el que la Luna desapareciera de nuestra vista, privada de los rayos solares y reapareciera teñida de rojo, por eso se le llama Luna sangrante o Luna de sangre, sería un signo inequívoco de un apocalipsis tremebundo.

Esta Luna roja fue completamente visible desde América del Sur, América Central, el este de América del Norte, Europa al este de Alemania y el noroeste de África.

La última vez que este extraño posicionamiento de los tres cuerpos celestes (el Sol, la Tierra y la Luna) tuvo lugar fue en 1982 y aquellos que lograron observar hasta el final del evento pudieron observar algo conocido como llamado Súper Luna porque se trata de un satélite mayor de lo normal por el efecto de su cercanía con una tamaño de un 14 por ciento más grande y un 30 más brillante que la Luna llena normal. Paciencia, los que no lo vieron tendrá otra oportunidad en el 2033.

Luego, se desataron los pronósticos de la hecatombe.

Asteroide asesino

Le fecha del fin del mundo, esta vez está fijada para el 16 de marzo del 2880 y se asegura, como siempre de lo contrario no tendrían credibilidad, que no es un augurio errado porque la vida humana podría extinguirse cuando ese día un enorme asteroide, que no podrá ser detenido, quizá se precipitará contra la Tierra, aseguró un grupo de científicos de la Universidad de Tennessee (UT).

El asteroide, denominado 1950 DA, tiene pocas posibilidades de golpear la Tierra en 867 años, pero si lo logra la fuerza del impacto será equivalente a 44.800 megatoneladas de TNT, es decir, el fin será inevitable.

Este asteroide se define una roca de dos tercios de una milla de diámetro, que viaja a unos 15 kilómetros por segundo con respecto a la Tierra y tiene mil metros de diámetro y gira cada dos horas y seis minutos, eso significa que gira rápido y desafía las fuerzas gravitatorias de nuestro mundo.

El punto de impacto sería el océano Atlántico y a una velocidad de 38 mil millas por hora.

El asteroide asesino somos nosotros mismos

Comentando sobre los problemas medioambientales a los que se enfrenta el mundo actual, Noam Chomsky advirtió que las condiciones que se están creando son similares, por el nivel de impacto, a las de hace 65 millones de años, cuando un asteroide chocó contra la Tierra.

Hablando sobre el cambio climático, el renombrado lingüista y filósofo Chomsky, en una entrevista a Jacobin ha advertido de que “el mundo que estamos creando para nuestros nietos es sombrío”, añadiendo que la mayor preocupación debería ser el calentamiento global.

El escritor ha comentado que “es la primera vez en la historia de la especie humana que tenemos que tomar decisiones que van a determinar si habrá una supervivencia decente para nuestros nietos”, avisando de que ya se han asumido medidas que están aniquilando especies alrededor del mundo “en un nivel fenomenal”.

En concreto, ha comparado el nivel de destrucción de especies con el de hace 65 millones de años, “cuando un enorme asteroide chocó contra la Tierra provocando efectos ecológicos horrorosos”.

“Lo mismo está ocurriendo ahora, excepto que no nosotros mismos somos el asteroide”, alertó Chomsky. “Lo que le estamos haciendo al medio ambiente ya está creando condiciones como las de hace 65 millones de años”.

La Tierra se enfrenta a “una mini edad del hielo

Un equipo de científicos de la Universidad de Northumbria, en el Reino Unido, estima que la Tierra “en los próximos 15 años podrá vivir una mini edad del hielo” y aseguran que la certeza de sus cálculos es del 97 por ciento y pareciera increíble después que hemos pasado uno de los veranos más calientes en la historia de la humanidad desde que se están registrando os datos.

Se espera que la actividad solar para la década del 2030 caiga en un 60 por ciento, lo cual contribuiría a un dramático descenso de las temperaturas, precisa un artículo publicado en la revista Science Daily.

Científicos de la Universidad de Northumbria han llegado a tal conclusión tras haber descubierto ondas magnéticas que fluctúan entre dos hemisferios del Sol, en dirección norte a sur y señalan que dicho movimiento en el interior del astro causa variaciones en su actividad.

“Al haber comparado ambas ondas y los datos del actual ciclo solar, hemos indagado que nuestras predicciones tienen una probabilidad de acierto del 97 por ciento”, dijo al respecto la profesora Valentina Zharkova.

Estas ondas magnéticas indican, de hecho, que en los próximos dos ciclos solares (cada ciclo aproximadamente equivale a 11 años) la cantidad de manchas en el Sol se reducirá de una manera considerable.

De acuerdo con el informe, la última mini edad del hielo se vivió en nuestro planeta en 1645 y se prolongó hasta el año 1715.

Tormentas espaciales

También hay paliativos. Investigadores del Centro Espacial Goddard de la NASA han elaborado una nueva forma de predecir con certeza las tormentas espaciales con hasta 24 horas de antelación y sostienen que este método podría salvar a nuestro planeta de una catástrofe.

Una eyección de masa coronal (CME, por sus siglas en inglés) es una gran erupción de gas y material solar altamente magnético, que es lanzado violentamente al espacio y que, si va en dirección a la Tierra, este fenómeno puede causar irreparables daños en los satélites y transmisiones de radio.

Además, el episodio es capaz de provocar la explosión de los transformadores de las redes eléctricas, pudiendo dejar a oscuras amplias zonas del nuestro planeta, indica la revista Space Weather.

Los sistemas actuales avisan de una gran tormenta de ese tipo con un margen de 30 a 60 minutos, lo cual no es suficiente para tomar medidas de protección ante la amenaza de una enorme nube de material solar.

Sin embargo una nueva herramienta de medición de la orientación magnética de dichas eyecciones “podría avisarnos con más de 24 horas de antelación para poder hacer frente a los problemas potenciales antes de que sea tarde”, dijo Neel Savani, uno de los investigadores de la nueva técnica.

De acuerdo con el científico el método de medición hace uso de una serie de observatorios para poder seguir y modelar la evolución de la nube.

Hay que huir del planeta, lo antes posible

El astrofísico británico Stephen Hawking aseguró durante una comparecencia holográfica ante el público de la Casa de la Ópera de Sydney, de Australia, que “la humanidad no sobrevivirá los siguientes mil años si no abandona la Tierra y escapa al cosmos”.

“Tenemos que seguir investigando el espacio para el futuro de nuestra humanidad (…). No creo que vayamos a sobrevivir otros mil más si no escapamos de nuestro frágil planeta”, dijo Stephen Hawking desde su despacho de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, durante una ponencia a través de un holograma para el público congregado en la Casa de la Ópera de Sídney.

A ese respecto el profesor John Webb de la Universidad de Nueva Gales del Sur, también en Sidney, organizador de la ponencia del famoso astrofísico, declaró que Hawking se muestra muy preocupado por la raza humana, que podría acabar desapareciendo.

“Por eso considero que debemos controlar mejor lo que estamos haciendo, llamamos a los jóvenes a que se involucren más en la ciencia, y que los gobiernos recauden más fondos para el desarrollo de las ciencias fundamentales”, opinó John Webb, citado por ABC News Australia.

Reloj del Apocalipsis

El grupo de patrocinadores del llamado Reloj del Apocalipsis también conocido como el Día del Juicio Final, ha adelantado el reloj dos minutos, quedando en la misma posición que durante la Guerra Fría, es decir, a tres minutos de la destrucción del planeta, “la probabilidad de una catástrofe mundial es muy alta”, afirman los miembros del Boletín de Científicos Atómicos.

El comité de miembros del Boletín de Científicos Atómicos, que cuenta con 17 Premios Nobel, ha avanzado dos minutos el este reloj, quedándose a tres minutos de la medianoche lo que indica que, a juicio el citado Boletín, que la Tierra se halla “en su punto más vulnerable desde la Guerra Fría”, añade el diario The Independent.

Este Boletín de Científicos Atómicos fue fundado en el año 1947 por miembros de la Universidad de Chicago, que habían participado en el Proyecto Manhattan de la primera bomba atómica, y tienen como máxima controlar las agujas estáticas de un reloj convertido en un indicador universalmente reconocido de la vulnerabilidad del mundo.

“El cambio climático desenfrenado y la carrera de armamento nuclear resultante de la modernización de enormes arsenales supone una extraordinaria e innegable amenaza para la existencia de la humanidad”, afirma Kennette Benedict, director ejecutivo del boletín, quien añade que “los líderes mundiales no han podido actuar con la velocidad y medidas requeridas para proteger a los ciudadanos de una potencial catástrofe. Estas faltas constituyen un peligro para cada persona de este planeta”.

“Desde el final de la Guerra Fría, ha predominado un prudente optimismo acerca de la capacidad de las armas nucleares para mantener la carrera nuclear en jaque y retroceder lentamente desde el abismo de la destrucción nuclear”, afirma Sharon Squassoni, miembro de este equipo que destaca que en la actualidad “este optimismo se ha evaporado”.

El punto en que ha estado más cerca de la medianoche este reloj fue cuando marcó las 11:58, a solo dos minutos de la medianoche, en 1953, año en que Estados Unidos y la entonces Unión Soviética probaron sus artefactos termonucleares con tan solo nueve meses de diferencia.

Nos quedan mil años más

Los amantes del apocalipsis ya pueden servirse de una teoría para fijar la nueva fecha del fin del mundo en sus calendarios: sume un milenio al año en curso, según nuevos cálculos de los científicos escoceses.

A la vida en la Tierra solo le quedan dos millones de años, siendo las plantas y animales los primeros en extinguirse, sus herederos serán pequeñísimos microbios y luego de ello la vida desaparecerá por completo, señala una investigación de científicos liderada por el astrobiólogo Jack O’Malley-James, de la Universidad de Saint Andrews de Escocia.

Paradójicamente, este apocalipsis se producirá como resultado de la insuficiencia de dióxido de carbono en la atmósfera y no de su exceso, conforme el Sol vaya envejeciendo y calentándose, se acelerará el proceso de evaporación y las reacciones químicas con el agua de lluvia reducirán la cantidad de dióxido de carbono, publicada el periódico The Telegraph.

A menos de un millón de años, en opinión de los científicos, habrá muy poco gas carbónico para que las plantas realicen la fotosíntesis y sobrevivan. Cuando esto ocurra, la vida tal cual la conocemos desaparecerá.

A la muerte de las plantas, sobrevivirán los animales herbívoros que se alimentarán de sus restos y después los carnívoros harán lo mismo con los herbívoros. Al final quedarán solo los microbios, que, por cierto, también tendrán sus días contados, afirman los investigadores.

La Tierra llegará a ser un lugar hostil para la vida, asegura O’Malley-James, ya que “todo lo vivo necesitará de agua líquida” y, como es lógico, “cualquier forma de vida que exista poblará los lugares donde esta se conserve”.

Probablemente, todos emigrarán a las zonas frías más altas o a las cavernas subterráneas.

“Los organismos sobrevivientes deberán soportar un calor extremo” y lo más seguro “es que también mueran”, escribe el especialista, quien compartió este oscuro pronóstico en una conferencia sobre astronomía organizada en la Universidad de Saint Andrews.

Las predicciones del estudioso se basan en un modelo computarizado de la influencia que ejercen sobre la Tierra los cambios que ocurrirán con el Sol a largo plazo.

Las profecías de Baba: el último día será 5079

La búlgara Baba Vanga es considerada como una de las grandes videntes del siglo XX debido a que sus atinadas profecías la llevaron incluso a formar parte de un centro de inteligencia paranormal y llegó a asesorar a la máxima autoridad de su país.

Vanga en una ocasión predijo la muerte de Stalin y fue arrestada, sin embargo, acertó dado que un año después el líder soviético murió y también vaticinó la Primera Guerra Mundial, esta vez sin margen de error.

En 1989 predijo el ataque a las Torres Gemelas que ocurrió el 11 de septiembre de 2001 y su vaticinio fue de la forma siguiente: “Horror! Horror! Las hermanas americanas se caerán después de ser atacadas por pájaros de acero. Los lobos estarán aullando en un arbusto y la sangre inocente brotará.”

Vanga, falleció en 1996, a los 90 años de edad y dejó una serie de vaticinios:

2018: China se convierte en la nueva potencia mundial.
2023: La órbita de la Tierra cambiará ligeramente.
2025: Europa estará con problemas de poblamiento.
2028: Desarrollo de una nueva fuente de energía. El hambre lentamente pasa a ser un problema para la humanidad.
2033: El hielo polar se está derritiendo. Fuerte subida del nivel del mar.
2043: Economía del mundo mejora notablemente. Mientras que en Europa, los musulmanes dominan.
2046: Cualquier órgano podrá ser producido en masa. Intercambio de órganos se convierte en el método preferido de tratamiento.
2084: Restauración del medio ambiente.
2125: En Hungría, se reciben las señales espaciales.
2130: Colonias bajo el mar.
2164: Aparecen animales mitad humanos.
2167: Aparece una nueva religión.
2288: Viaje a través del tiempo se inventó. Nuevos contactos con extraterrestres.
2302: Leyes y secretos del universo importantes son revelados.
2304: Secretos de la Luna se revelan.
3010: Cometa golpea la Luna alrededor de la Tierra. Dicho objeto proviene de un anillo de piedras y polvo.
3797: En ese momento, todo lo que vive en la Tierra muere. Pero los seres humanos son capaces de empezar una nueva vida en un nuevo sistema solar.
4509: El hombre finalmente alcanza el nivel de desarrollo que le permite alcanzar las formas de contacto con Dios.
4302: Gran desarrollo de la ciencia. Científicos descubren todo sobre el impacto de las enfermedades en el cuerpo.
4599: La humanidad alcanza la inmortalidad.
5078: Se rebasa el límite del universo. Más del 40% de la población está en contra.
5079: Fin del mundo.

Siete fechas para el fin del mundo

El temor de que el planeta concluya sus días de manera terrorífica ha despertado cualquier tipo de sospechas y abusos, desde el origen de la humanidad. Uno de los más famosos es Nostradamus, sobre todo después del documental The man who saw tomorrow (1981), del director Robert Guenete, cuya mayor atracción era la presencia del mismiÌsimo Orson Wells, como conductor de la cinta.

Los creyentes en Nostradamus afirman que vaticinó la caída del rey de Francia Luis XVI, que fue ejecutado en la guillotina en 1793, y la elevación al trono de Napoleón a quen calificó de uno de los tres anticristos que vendrían a la Tierra antes del fin del mundo, el segundo sería Hitler y el tercero esta por venir–; también aseguran que pudo divisar el asesinato del presidente John F. Kennedy y que profetizó que una gran guerra sobrevendrá en 1999, desde el Medio Oriente. Luego, el mundo entraría en mil años de paz.

Estos son sus días del fin del mundo:

1479: Según la cosmogonía azteca, que incluso contó con los ocho presagios funestos de Moctezuma, se preveía que el Fin de los tiempos ocurriría en el año 13 caña, que corresponde a ese año en el calendario gregoriano.

1914: Según los Testigos de Jehová la Primera Guerra Mundial marcaría el inicio de los últimos días. La “gran tribulación” sería la guerra del Dios en Armageddon.

1998: El psíquico y vidente estadounidense Edgar Cayce vatició que el Mesías regresaría en ese año, profecía que realizó gracias a que se suponía que poseía facultades de clarividencia y percepción extrasensorial que le permitían entrar a un trance hipnótico.

1999: Nostradamus pronosticó el fin de los tiempos en ese año en el séptimo mes. La también astróloga Jeane Dixon auguró que en ese año una cruz aparecería en los cielos occidentales y la humanidad será llamada a un juicio.

2012: Los milenaristas y seguidores del New Age malinterpretaron el legado de las escrituras mayas y aseguran que el 21 de diciembre ocurrirá el fin de la cuenta larga con lo que comenzará una nueva era, pero la realidad es que la fecha correcta del aniversario del inicio de la cuenta maya es dos días después, el 23 de diciembre, y sólo hablan de un jubileo del ordenamiento del Universo y la llegada del Dios Bolon Yokté.

2060: No sólo los astrólogos o falsos profetas hacen sus predicciones, hasta hace tiempo se creía que también el científico Isaac Newton dijo que el Fin del mundo llegaría en ese año, sin embargo en su faceta de teólogo y ávido lector analítico de distintas versiones de la Biblia, redactó Observaciones sobre las profecías de Daniel y el Apocalipsis según san Juan, publicado en Londres en 1733.

Los papas y las profecías

San Malaquías (1094-1148), obispo católico de Armagh, Irlanda, religioso profundamente comprometido con la Iglesia y la propagación de la fe, pasó a la historia por una serie de profecías que dio a conocer, luego de una larga peregrinación a Roma, a la que encontró en franca decadencia.

Dejó 111 lemas proféticos con los que, según sus seguidores, describía rasgos de cada uno de los papas que asumirían el trono de Roma desde la época de san Malaquías hasta nuestros días.

El análisis no puede ser más amplio. San Malaquías habría escrito, hace siglos, entre muchas otras frases, esta: Pastor et nauta (pastor y navegante); se refería al papa Juan XXIII (1958-1963) quien, curiosamente, había sido pastor en una ciudad marítima por excelencia, Venecia.

También escribió De Medietate Lunae (De la mitad de la luna), para referirse a Juan Pablo I (1978), quien nació cerca de Belluno (luna bella) y su nombre, Albino Luciani significaba luz blanca, como la que refleja la luna.

De acuerdo con san Malaquías, Benedicto XVI será el último papa antes de que llegue al pontificado Petrus Romanus, que anuncia la última persecución de la Iglesia y el Juicio Final.

también te puede interesar