Ciencia y Tecnología

No a los Frankesteins de la biología sintética

Hay que trabajar con precaución antes de liberar al ambiente organismos, componentes y productos de la biología sintética

biología sintética
biología sintética |

Redacción Central |

Urge tener en funcionamiento sistemas regulatorios adecuados para controlar la biología sintética y efectuar previos estudios de impacto ambiental efectivos antes de liberar organismos, componentes y productos resultados de estos experimentos, acuerda Convenio de Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (CDB).

Se trata de la manipulación de los genomas de microbios, plantas y animales, a partir de ensamblar secuencias genéticas sintetizadas artificialmente en laboratorio y en esto se centró la duodécima Conferencia del CDB, efectuada realizada en Corea el mes pasado.

El objetivo de las pruebas de biología sintética consiste en llegar a crear organismos vivos que cumplan funciones nuevas o, más allá de esto, formar organismos vivos sintéticamente completos.

Hasta el presente, las regulaciones existentes sobre transgénicos son insuficientes, dado que se trata de insertar un gran número de secuencias sintéticas simultáneamente o de adicionar genomas, lo que implica alterarlos sin insertar nuevos genes, todo con interacciones e impactos impredecibles.

El mayor peligro, según los expertos, consiste en que esta creación de seres vivos autoreplicantes, totalmente sintéticos, queda fuera de control porque no está prevista en ninguna legislación, ni existe capacidad de evaluar sus consecuencias.

No obstante estos riesgos evidentes, algunas naciones han aceptado que la industria desarrolle productos modificados que ya empiezan a llegar a los mercados.

Hasta el presente, los promotores de la biología sintética venían actuando con total irresponsabilidad, sin supervisión pública y sin tener que informar a los consumidores ni dar cuentas de los posibles impactos en el medio ambiente, la salud y sobre las economías de campesinos, indígenas y países del Sur.

El CDB acordó, además, establecer un grupo de expertos dedicados a analizar la tecnología y sus impactos en detalle, que debe tener representación igualitaria de todas las regiones e integrar a los pueblos indígenas, las comunidades locales y la sociedad civil.

Entre otras tareas, se le encomendará analizar los impactos de la biología sintética sobre la biodiversidad, la salud y aspectos socio-económicos, así como analizar cómo debe ser un marco regulatorio adecuado y qué aspectos podrían ser cubiertos por organismos existentes, como el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad.

Los resultados serán discutidos en el cuerpo técnico del Convenio y presentados en la próxima conferencia del CDB, que se realizará en México en 2016. (Redacción Central-La Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar