Ciencia y Tecnología

El ajo y el corazón

Estudios han probado que en regiones del planeta donde se incluye el consumo de ajo hay una baja incidencia de enfermedades cardiovasculares

ajo
El ajo tiene efectos favorables para el corazón |

Redacción Central |

El ajo, una de las especies vegetales más conocidas en gastronomía y medicina, aún es objeto de estudio, porque los científicos desean poner al servicio del hombre todas sus potencialidades, como demuestra una investigación realizada por especialistas norteamericanos quienes hallaron los efectos benéficos de la alicina para el corazón.

Desde la antigüedad esta planta está ligada al hombre quien la utiliza en numerosas y variadas formas, como se afirma en un papiro egipcio fechado hace más de 3 500 años en el que hay  alrededor de 200 recetas a base de ajo, para muchos problemas de salud.

El papiro indica que el ajo provoca efectos en diversos órganos de nuestro cuerpo y sobre numerosos aspectos de nuestra fisiología, aunque tiene un olor que delata a gran distancia a quien lo consume, provocado por la alicina, una sustancia útil al corazón.

Investigaciones realizadas en sociedades más modernas hallaron que la alicina no está presente en el ajo, sino que es  la combinación de dos sustancias volátiles llamadas aliina y disulfuro de alilo.

Un estudio hecho en la Universidad de Alabama, Estados Unidos, revela que la alicina se convierte en esas dos sustancias que reaccionan con los glóbulos rojos de la sangre y producen  el sulfido de hidrógeno que relaja los vasos sanguíneos y hace fluir la sangre con más facilidad.

El sulfido de hidrógeno se utiliza con  frecuencia para fabricar bombas de olor porque huele a huevo podrido, pero en bajas concentraciones tiene un papel importante en la comunicación entre las células.

Dentro de las arterias o las venas, el sulfido de hidrógeno estimula a las que conforman la membrana para que se relajen o dilaten, lo que provoca la reducción de la presión de la sangre.

Como consecuencia de  la disminución de la presión sanguínea, las células pueden transportar más oxígeno a los órganos vitales, y también contribuyen a que se reduzca  la presión sobre el corazón.

Para el doctor David Kraus, uno de los jefes de la investigación, los resultados alcanzados con el estudio, indica que es muy importante incluir el ajo en la dieta, porque se han probado sus beneficios en varias regiones del planeta.

Señaló que las estadísticas revelan una menor incidencia de las enfermedades cardiovasculares, en áreas geográficas como el Mediterráneo o el Lejano Oriente, donde se ha extendido el consumo sistemático del ajo.

En opinión de los investigadores, la alicina es el más potente de los antioxidantes conocidos y actúa contra numerosos virus y bacterias, pero para aprovechar sus efectos hay que consumir el ajo crudo porque la duración de la alicina es efímera, sólo uno o dos minutos y cuando se cocina el ajo, se destruye la alicina.

Comer diariamente uno o dos dientes de ajo es beneficioso para la salud pues su consumo por lo general es seguro, pero puede causar reacciones alérgicas en forma de problemas gastrointestinales o irritación de la piel, indican los especialistas.

Recuerdan que ingerir grandes cantidades de ajo en forma de suplemento puede interferir con medicamentos anticoagulantes y aumentar el sangramiento, por ello debe suspenderse semanas antes de una intervención quirúrgica o extracción dental.

también te puede interesar