Ciencia y Tecnología

El uso de la energía y el automóvil híbrido

¿Te decidirías por comprar un automóvil híbrido? Algunas de sus características te las describimos aquí

 Híbrido
Automóvil Híbrido |

Redacción Central |

A medida que los habitantes de nuestro planeta toman conciencia del cambio climático, del cuidado que debemos brindar a la Naturaleza y al medio ambiente, de lo limitado de los recursos naturales y del agotamiento de las fuentes de energía no renovables, también van apareciendo nuevas tecnologías para, teniendo en cuenta todo lo anterior, no retroceder en las ventajas del disfrute de nuestro confort y el desarrollo y uso de los dispositivos que hoy nos son comunes y necesarios en la vida cotidiana.

Uno de esos dispositivos son los medios de transporte en general, y los automóviles o coches en particular.

El término “automóvil híbrido” ya es común escucharlo en algunos países.

Aunque se habla de propulsión alternativa, híbridos y batería de combustible, existe un poco de confusión al respecto. Comencemos con la definición más simple: un  coche híbrido es el que combina dos motorizaciones, es decir, posee un motor de combustión interna y otro motor eléctrico alimentado por baterías adicionales a la principal. Ya existen desde hace varios  años y gracias a la unión de factores como el alza de los precios de combustibles, el abaratamiento de la tecnología y el desarrollo de una conciencia ambiental, se están haciendo más  populares.

Lamentablemente, la mayoría de las personas que van a adquirir un automóvil está muy mal informada respecto a los híbridos.

¿Cómo se clasifican atendiendo a su principio de funcionamiento?

Están los Híbridos en serie: el motor de combustión interna o motor térmico no tiene conexión mecánica con las ruedas y sólo se usa para generar electricidad. Dicho motor recarga la batería hasta que se llena, momento en el cual se desconecta temporalmente. La tracción es siempre eléctrica. En el Híbrido en paralelo tanto el motor térmico como el eléctrico se utilizan para dar fuerza a la transmisión a la vez. Es una solución relativamente sencilla, pero no es la más eficiente. Y por último en el Híbrido combinado es posible utilizar la combinación de los dos motores para impulsar al coche; es como un híbrido en serie pero con conexión mecánica a las ruedas. Desde el punto de vista mecánico y electrónico es bastante complejo implementarlo.

Pero existe otra clasificación, donde tenemos al  Microhíbrido, que  apaga el motor térmico en las paradas o detenciones y se enciende de nuevo gracias a un alternador reversible. No tiene  motor eléctrico para impulsar el automóvil.

El Semihíbrido sí tiene motor eléctrico y lo utiliza como una asistencia al motor térmico y además es generador de energía en las frenadas y retenciones. No funciona al cien por cien con solo la energía eléctrica. El Híbrido puro o full-hybrid tiene la ventaja de que puede funcionar con el motor eléctrico  mientras el térmico está apagado alternando entre uno y otro de forma automática o voluntaria.

Hay otros como el Híbrido enchufable que posee baterías recargables mediante energía eléctrica convencional que le sirve para su desplazamiento y el Coche eléctrico de rango extendido o EREV.

Los coches híbridos consumen menos combustible que uno similar convencional. Aprovechan la energía que en estos últimos se desperdicia. Son muy eficientes, más silenciosos y sus emisiones de gases tóxicos son muy bajas. Además, no necesitan un mantenimiento especial. La durabilidad del sistema híbrido es casi la misma que la de los automóviles que vemos a diario; y si tienen una desventaja esta es el cuidado que debemos tener al reciclar las baterías, pues de no hacerlo adecuadamente implicarían un alto impacto ambiental negativo.

también te puede interesar