Ciencia y Tecnología

Relación hombre-matemáticas comienza en la niñez

Un equipo de especialistas demostró que el cerebro refleja de dos maneras diferentes, la capacidad humana para las matemáticas

Matemáticas
|

Redacción Central |

Desde los primeros años de la infancia la vida del hombre está ligada a palabras que indican cantidades, mucho, todo, poquito, más, son expresiones frecuentes en el vocabulario infantil cuyo significado refleja de algún modo una cifra.

El niño pequeño no sabe matemáticas, pero como ser humano manifiesta una disposición para las expresiones numéricas que es la base para adquirir el conocimiento que necesita sobre las cifras, con el transcurso de los años.

Los menores son imaginativos y este recurso lo utilizan mucho durante la infancia. El niño por ejemplo no sabe que posee 5 juguetes, pero sí que tiene un oso de peluche, 2 pelotas, un carrito y una pistola.

Ese conocimiento se evidencia si alguien le coge alguno de esos objetos. Desconoce que tiene 2 padres, pero identifica  a la mamá y al papá. Pero el concepto de cifra y su relación con la cantidad que esta representa, lo adquirirán los menores años después.

El niño como ser social crece y se desarrolla entre otras personas, en el mundo creado por el hombre y asimila los logros de la cultura humana, pero para convertirse en hombre debe tener un cerebro humano.

Ese cerebro no se diferencia del de los animales porque tenga programada la capacidad humana de pensar y actuar, sino porque ese cerebro tiene la capacidad de asimilar lo nuevo. El desarrollo del menor depende de cómo la familia y la escuela utilizan las capacidades ilimitadas de su cerebro.

La capacidad numérica infantil

Los niños aunque no sepan hablar pueden distinguir entre pequeños grupos de objetos, así semejantes a los primates el hombre tiene sentido de cantidad. Pero a diferencia de estos posee un pensamiento simbólico, una característica innata y exclusiva de los humanos.

Para iniciar al niño en las matemáticas, se debe aprovechar la disposición que tienen los pequeños para asimilar las expresiones numéricas, y familiarizarlos con representaciones matemáticas elementales, en la que aprende a reconocer las cifras, relacionarlas con los números, a saber qué se oculta detrás de estos.

Los niños pueden reconocer los conjuntos, en sus manos, en su cuerpo, en casa, en el parque, y con ayuda de los adultos relacionar las semejanzas y diferencias de las representaciones matemáticas que hay en el entorno.

Los especialistas opinan que de la forma en que se explique a los infantes, las primeras representaciones matemáticas para que identifiquen los conceptos de cantidad y número, dependerá el éxito futuro de los niños, en su recorrido por esta importante ciencia del acervo humano.

Hallazgos científicos sobre los números

Centros científicos de diferentes países se han interesado en los vínculos existentes entre la actividad cerebral y la disposición que posee el hombre para los números.

El vínculo entre esos aspectos lo investigó un equipo de especialistas de Francia y Estados Unidos, quienes probaron que el cerebro refleja de dos maneras diferentes, la capacidad humana para las matemáticas.

El descubrimiento científico revela que el cerebro emplea una forma de pensamiento basada en el sentido visual-espacial para la cantidad, y otra forma, para los símbolos relacionada con el lenguaje.

Existen criterios sobre estas dos formas de pensamiento humano en relación con los números. Algunos científicos opinan que las ideas numéricas se presentan en forma de imágenes, en este grupo estaba Albert Einstein.

Para otros matemáticos, las ideas numéricas dependen más de las representaciones verbales de los números. Ambos criterios quedaron demostrados durante un experimento a personas con daños cerebrales.

Estos pacientes lograron restar números, que es una operación verbal basada solo en cantidades, sin embargo, no pudieron multiplicar, porque esta operación requiere el uso de la memoria y su cerebro dañado se lo impedía.

Criterios iguales o no, el descubrimiento ayudará a muchas personas a enfrentar los problemas que tienen con los números y permitirá a pedagogos y especialistas desarrollar nuevas formas de aprendizaje de la aritmética.

también te puede interesar