Ciencia y Tecnología

¿Marango vs. industria farmacéutica?

Se requieren investigaciones científicas que permitan convertirlos en aliados

Morango
Morango |

Redacción Central |

Con una larga lista de propiedades curativas y fuente comprobada de vitaminas y minerales, el árbol del marango es una materia prima escasamente explotada en la industria farmacéutica.

Oriundo del sur del Himalaya y adaptado a las zonas tropicales, es llamado Árbol Milagroso o Árbol de la Vida porque en todas sus presentaciones sirve como alimento, como elemento preventivo de ciertas enfermedades y como reconstituyente.

Una lista incompleta da cuenta de sus usos contra la diabetes, ictericia, hepatitis, hipertensión, bronquitis, tos, envejecimiento, cáncer, artritis, enfermedad de riñón, tuberculosis, menopausia, epilepsia y paludismo.

Toda la planta -cuyo nombre científico es Moringa Oleifera Lam- tiene valor medicinal principalmente a nivel de cultura popular, por lo que se requieren investigaciones científicas que permitan su alianza con la industria farmacéutica.

En Nicaragua las raíces son usadas en infusiones para la gota. Las hojas frescas molidas se restriegan sobre la piel irritada, también para sanar raspaduras, grietas y heridas. Su aceite tiene también usos externos contra erupciones cutáneas.

Sus enormes potencialidades en el campo de la farmacopedia están dadas por contener más de 90 componentes nutricionales, 46 antioxidantes, 36 antiinflamatorios y 18 de los 20 aminoácidos existentes, incluidos los nueve esenciales para el cuerpo humano.

Como posee 17 veces más calcio que la leche, por ejemplo, no es despreciable su aporte a la construcción de huesos y dientes fuertes, además de contribuir en la prevención de la osteoporosis.

También posee 15 veces más Potasio que la banana. Ese mineral es esencial para el funcionamiento del cerebro y los nervios.

Sus 10 veces más Vitamina A que la zanahoria convierten al marango en un elemento importante en el combate a enfermedades de la vista y de la piel, además de dolencias del corazón y diarreas.

Aunque los estudios se han concentrado en los extractos de la semilla –como pomadas para el tratamiento de problemas de la piel- hay algunos avances acerca de la presencia de la pterigospermina y componentes relacionados (isotiocianatos), que poseen propiedades antibióticas y fungicidas.

Para algunos científicos, avanzar en materia de antibióticos de origen natural podría torcer el camino a otros de origen químico, que se han desarrollado como respuesta a la resistencia de algunas enfermedades a medicamentos tradicionales, que son menos agresivos al ser humano.

En materia de cosmética y perfumería el aceite de la semilla del marango (una sola planta produce hasta 25 mil por año) tendría empleo en la fabricación de jabones y cremas.

Pero también sería de utilidad en la creación de grasas especiales para relojería y otros mecanismos de precisión, lo que, sin dudas, sería un alivio para las ballenas que ahora entregan su tejido adiposo –y sus vidas- para esos menesteres.

también te puede interesar

Boxeo

Nicaragua va por el oro en boxeo

Pugilistas profesionales apoyarán a los nuestros, quienes buscarán ocho títulos. La final se realizará este domingo en el Polideportivo Alexis...