Ciencia y Tecnología

De un solo golpe el sol puede trastornar a todo el Planeta

Existe la amenaza de que ocurra un evento solar de magnitudes catastróficas contra la tierra en el próximo decenio.

tormenta-solar
Tormenta solar |

Redacción Central |

La nube procedente de una tormenta solar extrema, la más poderosa en los últimos 150 años, atravesó la órbita de la Tierra hace ahora dos años pero de haber ocurrido una semana antes al 23 de julio de 2012, fecha en que sucedió, habría impactado de lleno contra nuestro planeta.

“Si nos hubiera golpeado, todavía estaríamos recogiendo los pedazos”, y el riesgo de que eso vuelva a suceder en los próximos diez años es del 12 por ciento, dijo Daniel Baker, de la Universidad de Colorado.

La Tierra no estaba situada en la trayectoria de esa poderosa eyección de masa coronal, conocida como CME y “estoy más convencido que nunca de que el planeta y sus habitantes fueron increíblemente afortunados de que la erupción ocurriera cuando lo hizo porque si se hubiera producido solo una semana antes, la Tierra habría estado en la línea de fuego”, dijo.

Baker, junto con colegas de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), de Estados Unidos y de otras universidades, publicó un estudio de esa tormenta en la revista Clima Espacial con el título “Un gran evento eruptivo solar en julio de 2012”.

Los rayos X y la radiación ultravioleta extrema llegan a la Tierra a la velocidad de la luz, ionizando las capas superiores de nuestra atmósfera y los efectos secundarios de este explosión solar incluyen apagones de radio y errores de navegación GPS.

Luego, minutos u horas más tarde, llegan las partículas energéticas moviéndose solo ligeramente más lentos que la propia luz y los electrones y protones acelerados por la explosión pueden electrificar satélites y dañar sus componentes electrónicos.

Después ocurren las CMEs que son nubes de mil millones de toneladas de plasma magnetizado que tardan un día o más en cruzar la distancia del Sol a la Tierra.

Los analistas consideran que el impacto directo de una CME extrema como el pasó en julio del 2012 podría provocar apagones generalizados, desactivando todo lo que se conecta a un enchufe de pared, en criterio de la NASA.

Antes de este fenómeno, cuando los investigadores hablaban de las tormentas solares extremas, se referían al emblemático evento Carrington de septiembre 1859, en homenaje al astrónomo inglés Richard Carrington que vio aquella eyección con sus propios ojos.

Una tormenta similar a la Carrington en la actualidad tendría un efecto catastrófico toda vez que el impacto económico total podría exceder los dos mil de dólares solo en Estados Unidos, es decir, 20 veces mayor que los costos de un huracán Katrina. (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar