Ciencia y Tecnología

Maravillas del mundo animal

En el extenso mundo animal pueden encontrarse infinidad de características que para el neófito lo hace aún más sorprendente

Calamar Gigante
Calamar Gigante | AFP

Ariel Flores |

Un caso muy curioso de resucitación animal ocurrió a mediados del siglo XIX en el Museo Británico de Historia Natural, el cual dejó, y aún deja, perplejos a los científicos.

En 1846 dos ejemplares del caracol del desierto Eremida desertorum fueron entregados como muertos a dicha institución, donde los expusieron tras adherirlos con pegamento a una pequeña tabla.

Cuatro años más tarde, en marzo de 1850, el personal del museo comenzó a sospechar que uno de ellos estaba vivo y lo separó de la madera, sumergiéndolo en agua tibia. Efectivamente, el animalillo comenzó a moverse y posteriormente aceptó alimento. La criatura perduró otros dos años, hasta caer en un sopor y morir… entonces sí definitivamente.

Experimentos realizados con un medidor de mordiscos de tiburón revelaron que uno de esos escualos, denominado oscuro y de dos metros de largo, puede ejercer una fuerza de 60 kilogramos entre sus mandíbulas, lo cual equivale a una presión de tres toneladas por centímetro cuadrado en el borde de sus dientes. Se estima que las mordidas de otros ejemplares mayores, como el gran tiburón blanco, son considerablemente más fuertes, pero….. ¿quién se atreve con ese monstruo?

El olfato más desarrollado en un ser del mundo animal fue comprobado por estudios efectuados en 1961 que lo posee la mariposa Emperador macho, que puede detectar el atrayente olor de una hembra virgen a la distancia de 11 kilómetros. Dicho aroma se identificó como el de uno de los alcoholes más fuertes existentes, del cual el delicado insecto hembra porta menos de 0,0001 miligramo. Las quimiorreceptoras de las antenas del macho son tan sensibles que pueden percibir una sola molécula.

Las esponjas son las reinas de la regeneración animal. Ellas son capaces de reconstruir todo su cuerpo a partir de un pequeño fragmento de sí mismas. Aun más, si un ejemplar es dividido en porciones de apenas milímetros de grosor, de cada una de ellas puede surgir una nueva vida independiente.

El calamar gigante del Atlántico es el que posee los ojos más grandes de todos los anímales vivos o extintos. En uno de ellos capturado en aguas canadienses cada elemento óptico medía 500 milímetros de diámetro.

La mayor colonia formada por mamíferos la logra el perro de las praderas de cola negra, roedor habitante en el occidente de Estados Unidos y México septentrional. Un solo colectivo descubierto en 1901 estaba constituido por cerca de 400 millones de individuos y cubría una superficie de 61 mil 440 kilómetros cuadrados.

Del 20 al 30 de julio de 1875 un gigantesco enjambre de langostas de las Rocosas pasó sobre Nebraska, Estados Unidos, y fue calificada como la mayor concentración animal conocida. Aquella devastadora nube cubrió una superficie de 514 mil 400 kilómetros cuadrados y le fue calculado un peso aproximado de 25 millones de toneladas.

Como el gran comilón clasifica la larva de la mariposa Polifemo de América del Norte, la cual consume una cantidad de alimento igual a 86 mil veces su propio peso durante los primeros 56 días de vida. Ello equivaldría en términos humanos a que un bebé de poco más de tres kilogramos comiera 273 toneladas de alimentos.

también te puede interesar