Ciencia y Tecnología

Sustancias químicas afectan sexualidad del oso polar

Un grupo de ejemplares de esa especie es hermafrodita

Osos polares
Osos polares también sufren de la contaminación medioambental | RT

Redacción Central |

Aunque entidades nacionales y diferentes agencias de la Organización de Naciones Unidas (ONU), hacen llamamientos para evitar vertimientos que contaminen las aguas, algunas especies como el oso polar, sufren los daños causados por las industrias.

El Programa de ONU para el Medio Ambiente demanda  acción urgente a los responsables de detener  a quienes ocasionan la contaminación química que ha traído como consecuencia que una proporción alarmante de osos polares sea hermafrodita.

Oso blanco, es el nombre común que recibe esta especie de oso característico de la fauna del ártico, que habita en las bahías de Hudson y James en Canadá, así como en la costa este de Groenlandia y que es un animal bien adaptado a ese entorno helado.

En esos lugares -pese al deshielo debido al cambio climático -nada, se reproduce y halla productos para comer, tales como frutos, plantas, mejillones y algas marinas, aunque sus presas favoritas son las focas, y de vez en cuando, también las morsas.

Al poseer un cuerpo más alargado y estilizado que el resto de los osos -siguiendo sus costumbres acuáticas- puede atrapar con facilidad esas presas para alimentarse, pero  las aguas donde se mueven se han vuelto un espacio peligroso.

Los osos polares no habitan comúnmente en pareja como otras especies.

Por el contrario, los machos llevan una vida solitaria, vagando y cazando sobre el hielo, excepto durante la época de celo.

Época en que se reúnen con las hembras formando parejas. El período reproductor tiene lugar entre los meses de mayo y junio, y el tiempo de gestación dura unos ocho o nueve meses, pero la aparición de la citada anomalía, cambia el proceso de reproducción.

Según los especialistas esta deformación, que dota al animal de un aparato similar al del sexo opuesto, afecta a alrededor del 1,2 por ciento de los tres mil osos que viven en el archipiélago ártico de Svalbard, al noroeste de Groenlandia, o sea unos 36 ejemplares.

En opinión de varios expertos, quienes han hecho investigaciones sobre el problema que presentan esos animales, la deformación la causan los contaminantes químicos, y señalan a los bifenilos policlorados, como responsables de la anomalía.

La construcción de caminos y puertos y la explotación de minas y yacimientos de petróleo amenazan el equilibrio ecológico del océano Ártico, advierten investigadores del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

también te puede interesar