Ciencia y Tecnología

S.O.S de los arrecifes coralinos caribeños

Las corales, uno de los escenarios más espectacular de los fondos marinos, piden ayuda para sobrevivir al impacto ambiental y a la desidia humana

Islas Vírgenes
Debido al cambio climático los arrecifes coralinos de Islas Vírgenes están en una lista de ecosistemas en peligro de desaparecer al ser habitados por especies vulnerables a la acidez de los océanos y al alza de la temperatura en la superficie del mar. |

Redacción Central |

Restablecer las poblaciones de peces loro, impedir la pesca excesiva y eliminar la contaminación costera, son los tres factores vitales que, de cumplirse, facilitarían la recuperación de los corales e incluso los convertirían en más resistentes al cambio climático, dijo el ambientalista marino Eli Fuller quien desde hace dos décadas a explorar la franja costera de Antigua y Barbuda.

Los arrecifes coralinos muestran “cambios drásticos” y “empeoran cada vez más” y tan es así que en los últimos dos veranos boreales “estamos viendo barreras de coral erosionadas, especialmente en las costas norte y este de Barbuda, y áreas de Antigua”, dijo.

Los veleros antes no podían navegar entre Prickly Pear y Long Island, por temor a encallar en las barreras coralinas que han reducido su presencia y lo que queda son solo las bases de sus enormes estructuras de coral, puso como ejemplo Fuller.

Debido a ello, prosiguió, la parte superior de los corales falleció, fue desapareciendo, por lo que llega más agua a nuestra franja costera”, es decir, las marean no hallan obstáculo natural alguno en su marcha hacia la costa y, por tanto, crece la erosión.

El análisis de Fuller se fundamenta también con las conclusiones del estudio efectuado por “Status and Trends of Caribbean Coral Reefs: 1970-2012”, en el que trabajaron 90 expertos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Red Mundial de Vigilancia de Arrecifes Coralinos (GCRMN), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Todo ello, es decir, menos corales, corales enfermos, disminución de la población de peces, erosión… conspira contra el desarrollo del turismo, principal fuente de trabajo y de entradas de divisas a las naciones del área, lamentó.

Lo que está ocurriendo no es sorprendente y los arrecifes pasan la cuenta por los daños que los humanos les causamos porque se afectan las playas paradisíacas, de arenas blancas y aguas cristalinas, dijo John Mussington, otro biólogo marino.

Los arrecifes son las barreras de primera línea contra las marejadas, los trenes de olas que vienen aparejados al paso de huracanes y “nos brindan alimentos porque recursos marinos como los peces, las langostas y las caracolas están asociados con el sistema de arrecifes, y cuando se pierde eso se pierde todo ello”, añadió.

Explicó Mussington que existe una técnica para restaurar arrecifes y que consiste en extender alambre por el que se hace pasar una fuente eléctrica de muy bajo voltaje, que facilita la sedimentación del calcio y así el coral crece, subrayó.

Esa sería una variante técnica que se puede hacer acompañar de repoblar los arrecifes de peces loro, impedir la pesca submarina de esta especie y el empleo de trampas, porque donde ellos están con una mayor presencia, los arrecifes son los más sanos como ocurre en el Santuario Marino Nacional Flower Garden Bankso, donde ha restringidas o prohibidas prácticas que perjudican a los peces loro, como las trampas y la pesca submarina”.

También ocurre lo contrario, es decir, donde los peces loro no están protegidos, los arrecifes muestran señales de deterioro como ocurre en Jamaica, en La Florida y en las Islas Vírgenes de Estados Unidos.

Al pez loro también se le conoce como scaridae y tiene presencia, además de en aguas del Océano Atlántico, en el Índico y el Pacífico, así como en el Mar Rojo, y con su boca en forma de loro, de ahí su nombre, va limpiado los arrecifes, los mantiene sanos, a la vez que se alimenta. (Redacción Central-Voz del Sandinismo-Agencias de Noticias)

también te puede interesar