Ciencia y Tecnología

La extinción de los lagartos voladores

Los restos fósiles de esos reptiles prueban que no tenían plumas sino un vello corto para mantener la temperatura del cuerpo

Pterosaurios
Pterosaurios |

Redacción Central |

Una de las especies del reino animal desaparecidas con los cambios sufridos por el planeta y que afectaron las condiciones de su hábitat es la de los pterosaurios, cuyo existencia ha llegado hasta nosotros mediante el hallazgo de restos fósiles.

Se conocen con el nombre de pterosaurios los reptiles voladores de la Era Mesozoica y al igual que los dinosaurios, las aves y los cocodrilos, pertenece al grupo de reptiles diápsidos.

Los pterosaurios, vocablo procedente del griego ptero: ala; y sauros: lagarto, fueron primitivos reptiles voladores que compartieron con los dinosaurios durante el período Jurásico, por ello se cree que compartían un ancestro común.

Estos vertebrados adaptados para el vuelo disponían para lanzarse al aire y permanecer volando de  dos alas que medían más de cuatro metros de longitud.

Según especialistas, las muestras fósiles halladas presentaban restos de extensas alas que  correspondían a los miembros delanteros y estaban fijadas al cuerpo, desde los hombros hasta la extremidad trasera.

A diferencia de muchos dinosaurios que tenían el cuerpo cubierto de plumas, los pterosaurios presentaban un vello corto que les permitía mantener el calor corporal, ya que de acuerdo a algunas fuentes, eran de sangre caliente.

Los pterosaurios aparecieron en el planeta después de los primeros dinosaurios, hace alrededor de 225 millones de años y al evolucionar dieron lugar a una amplia variedad de formas y tamaños, de estilos de vida y alimentación.

Gran parte de los restos fósiles encontrados indican que esa especie vivía cercana a lugares acuáticos, por ello se especializaban en atrapar peces en ríos y lagunas o cazar con sus picos pequeñas criaturas marinas, en vuelos rasantes sobre el mar.

El primer pterosaurio se descubrió en 1784 en rocas calcáreas de una zona de Baviera, Alemania, y se pensaba que era una criatura marina anfibia hasta que otros estudios realizados en Francia aportaron nuevos datos.

En 1801, el paleontólogo galo Georges Cuvier tras realizar varios estudios afirmó que el pterosaurio era un reptil volador y lo llamó animal de “alas con dedos”, también aclaró que no eran dinosaurios, ni tampoco dieron origen a las aves.

La desaparición de la especie no la causó una catástrofe repentina sino un cambio gradual, que bajó la temperatura global a 10 grados Celsius en el período Cretáceo por causas geológicas, se acentuó la diferencia climática y se extinguieron especies voladoras.

también te puede interesar