Ciencia y Tecnología

¡Atención futura mamá!

La dieta de la madre antes del embarazo puede afectar permanentemente  muchos aspectos de la salud durante toda la vida de sus hijos

Embarazada
|

Redacción Central |

Según un reciente estudio, los hábitos alimenticios de las madres antes de la concepción, pueden afectar permanentemente al funcionamiento de los genes de su hijo

Investigadores del Grupo de Nutrición Internacional MRC, con sede en la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, en Reino Unido, y la Unidad MRC, en Gambia, utilizaron un “experimento de la naturaleza”  en la zona rural de Gambia, donde la población se alimenta de sus cultivos, y ese factor junto a un favorable clima estacional, marca una gran diferencia en los patrones alimentarios de la población en las diferentes estaciones.

Los investigadores reclutaron a 84 mujeres embarazadas que concibieron en el pico de la temporada de lluvias y 83 mujeres en el pico de la estación seca. Midiendo las concentraciones de nutrientes en la sangre y más tarde analizando muestras de sangre y del folículo piloso de sus bebés de entre  dos y ocho meses de edad, encontraron que la dieta de la madre antes de la concepción tuvo un efecto significativo sobre las propiedades del ADN de su hijo.

El autor principal de este trabajo, Branwen Hennig, subraya: “Nuestros resultados representan la primera demostración en humanos de que el bienestar nutricional de una madre en el momento de la concepción puede cambiar cómo se interpretarán los genes de su hijo, con un impacto de por vida”.

Los genes de un niño se heredan directamente de sus padres, no obstante, modificaciones epigenéticas en el ADN controlan cómo se expresan estos genes, implicando una de estas modificaciones etiquetar regiones de genes con compuestos químicos llamados grupos metilo y resultando en el silenciamiento de los genes. La adición de estos compuestos requiere nutrientes clave, como ácido fólico, vitaminas B2, B6 y B12, colina y metionina.

“Nuestra investigación en curso está dando indicios de que la maquinaria de metilación puede ser interrumpida por las deficiencias de nutrientes y que esto puede conducir a la enfermedad”, resalta el profesor Andrew Prentice, catedrático de Nutrición Internacional de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londes y experto de Unidad de Nutrición de MRC, en Gambia.

Definir una dieta óptima para las madres que impida defectos en el proceso de metilación es el objetivo final de los autores de esta  investigación que, según Prentice, apunta hacia “la necesidad de un cóctel de nutrientes, que podrían administrarse a través de la dieta o mediante suplementos”.

también te puede interesar