Ciencia y Tecnología

El secreto de la tecnología 3-6-12

La disyuntiva que tienen muchos padres respecto a la mejor edad en que sus hijos pueden utilizar tecnologías, pudiera ser resuelta

3-6-12
Aconsejan regla "3−6−12": a los 3 años la TV, a los 6 la web y a los 12 el celular |

Redacción Central |

¿Cuándo conviene que los chicos tengan su primer celular? ¿Es bueno que miren programas infantiles desde que son bebés? ¿En qué momento conviene darles vía libre para navegar en Internet? Son varias de las interrogantes que se encuentran en el debate.

La propuesta “3-6-12”, no es más que la fórmula que da respuesta a lo que constituye el debate: que los chicos no se expongan a la tele hasta los 3 años de edad, que a partir de los 6 incorporen la Web y los videojuegos con la PC, y recién a los 12 tengan celular propio.

Los expertos afirman que antes de los 3 años se debe buscar que los chicos interactúen con el ambiente y realicen actividades motrices, para que desarrollen  sus cinco sentidos.

Según el estudio cuando los chicos empiezan la primaria es una buena edad para incorporar la computadora y los videojuegos, idealmente en compañía de los adultos.

Serge Tisseron, psicoanalista francés creador de la regla “3-6-12”, advierte que la fórmula, adoptada y divulgada por la Asociación Francesa de Pediatría, funciona a modo de recomendación, no de ley científica, quien señala que “entre los 3 y los 5 años, los chicos no tienen nada que ganar si pasan más de una hora por día frente a la pantalla”.

El motivo de qué etapa entre la primaria y la secundaria sea la ideal para que los chicos tengan su primer celular y naveguen solos en Internet, es porque alrededor de los 12 años empiezan a ganar autonomía y tienen más actividades por fuera de los espacios familiares y escolares.

No obstante, el esquema genera polémica y es que según Ariel Melamud, pediatra y miembro del grupo de Informática de la Sociedad Argentina de Pediatría, la regla “3-6-12” no tiene valor absoluto, por lo que relativiza la idea de que haya una edad ideal para cada tecnología.

Frente al vértigo de los cambios y la omnipresencia de las tecnologías, los diagnósticos varían y resulta difícil establecer pautas rígidas, por lo que Melamud, asegura la dificultad ante el “límite de edades, porque estamos asistiendo a un cambio de paradigma. Un ejemplo: tradicionalmente se ha sostenido que, antes de los 6 años, los chicos tienen un pensamiento concreto. Pero ahora, un chico de 4 ya sabe que, si mueve el mouse, algo se moverá en la pantalla de la computadora: ya puede hacer esa abstracción. Esto es un cambio evolutivo producido por la exposición a la tecnología, y está ocurriendo en esta nueva generación”.

Los expertos coinciden en que más allá de la edad específica en la que se incorpore cada pantalla, la cuestión crucial es que los padres acompañen a los chicos en el uso de las tecnologías. Hablar con ellos sobre lo que ven en la tele, preguntarles sobre lo que hacen en Internet, preocuparse por comprender la dinámica de las redes sociales y saber con quién chatean los hijos son algunas medidas fundamentales.

Para el coordinador del Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Fabio Tarasow, es necesario inculcar en los chicos capacidades críticas para que puedan hacer un uso más rico de los dispositivos y advierte que “El problema es que no todos los adultos tienen esas capacidades críticas con respecto a los medios y las tecnologías”.

“El lugar del adulto está en crisis”, concluye Mónica Pini, doctora en Educación de la Universidad Nacional de San Martín, quien apunta que “se ha naturalizado que los chicos, por ser chicos, ‘saben todo’ sobre las nuevas tecnologías. Pero los supuestos nativos digitales aún necesitan de los padres y de los docentes para que les enseñen criterios de selección, hábitos de razonamiento, trabajo y análisis, formas de argumentación, de interpretación y lectura crítica”, entre otras habilidades imprescindibles para el siglo XXI.

también te puede interesar