Ciencia y Tecnología

Extrañas casas construidas en insólitos lugares del planeta

Una vivienda giratoria es capaz de moverse hacia cualquier lugar y voltear 360 grados, de acuerdo con las necesidades del habitante

Lápidas de un cementerio de Manila
Los residentes suben a sus casas, situadas encima de las lápidas de un cementerio de Manila. Muchas personas pobres viven junto a las tumbas y mausoleos, aunque el gobierno pretende trasladarles. | Internet

Redacción Central |

Una vivienda giratoria es capaz de moverse hacia cualquier lugar y voltear 360 grados, de acuerdo con las necesidades del habitante

Según imágenes difundidas por estos días en internet sobre las casas más extrañas del mundo, en medio del mar, en copas de árboles, en la cima de una montaña y hasta en un cementerio, cualquier lugar parece bueno para construir una vivienda, aunque no todos estarían dispuestos a vivir en ellas.

Quizás la necesidad del amparo hogareño, la escasez de recursos o la obra maestra de un arquitecto ante el reto de enfrentarse a sus propios sueños, puedan ser algunas de las razones que han llevado a los hombres a construir sus hogares en insólitos parajes del planeta.

Ejemplo de ello es el caso de un monje georgiano que se pasa los días rezando en silencio sobre un peñón calizo que destaca sobre el bosque en una región aislada en el Caúcaso. Ese es el hogar de Maxime Qavtaradze, el último de los Estilitas, ordenación cristiana que vivía en Oriente Medio desde el siglo V. Allí la comunidad logró construir una escalera hacia lo más alto del relieve para levantar una iglesia y una pequeña casa para el monje, quien la habita desde  1993.

En Le Pian Medoc, en el suroeste de Francia, una empresa alquila cabinas en los árboles para vacaciones ecológicas.

Justo a 160 kilómetros de Belgrado, la capital de Serbia, en la ciudad de Bajina, figura una casa construida encima de una roca en el río Drina. Data de 1968 y fue edificada  por jóvenes de la zona, entre los que se incluía uno de los actuales propietarios.

En Indonesia, la fundación “Domes for the world” levantó unas 70 casas cúpula para los oriundos del lugar que perdieron sus viviendas en el terremoto de Sumberharjo.

Muchas personas pobres viven junto a las tumbas y mausoleos en Manila, aunque el gobierno pretende trasladarles. Algunos residen en casas situadas encima de las lápidas de un cementerio; mientras que en la isla de Borneo, una comunidad de 30 familias de la etnia indígena de gitanos del gigante azul aún mantiene una vida nómada en el mar Sulawesi.

También en esa isla, pero en el estado malayo de Sabah, la casa al revés de Tamparuli fue construida como una atracción turística. Su diseño es tradicional y está equipada con todo lo necesario para una vida confortable y moderna: computadora, refrigerador, muebles, comedor y dormitorio, aunque todo está patas arriba.

El pueblo de Szymbark, al norte de Polonia, también cuanta con una célebre casa al revés que es visitada por muchas personas que hacen cola para verla por dentro.

Ubicada cerca de Estrasburgo, en Francia, el “Heliodome” es una casa solar bioclimática diseñada para seguir los movimientos del Sol, proveer sombra en verano y permitir la entrada del astro por los ventanales el resto del año.

En Abuja, Nigeria, hay una casa parcialmente construida con la forma de un avión; en España, en cambio, cerca de 40 personas viven en un campamento improvisado en Socuéllamos. Son fundamentalmente búlgaros de etnia turca, que llegaron al pueblo para la cosecha de la uva y viven cubas de vinos.

Por su parte, varias familias en Shanghái se cobijan en contenedores que fueron instalados por el propietario, quien les cobra una renta mensual de 80 dólares; mientras que en los barrios más antiguos y pobres de Hong Kong, cientos de ancianos residen hacinados en pequeños cubículos y jaulas.

Otra insólita casa es la giratoria construida por Bohumil Lhota, de 73 años, cerca de Jablonec nad Nisou, al noreste de Praga, República Checa. Esta vivienda es capaz de moverse hacia arriba o hacia abajo y girar hacia cualquier lado, 360 grados, de acuerdo con las necesidades del habitante, las horas del día y las estaciones del año, para aprovechar la luz natural y regular la temperatura interior.

también te puede interesar