Ciencia y Tecnología

Descubren vestigios de casa virreinal bajo tierra en Centro Histórico de México

Las ruinas están ubicadas a mil 800 metros del antiguo Templo Mayor azteca y representa un nuevo depósito con alto potencial arqueológico

Vestigios de una casa virreinal bajo la tierra en el Centro Histórico de México
Un grupo multidisciplinario de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), con apoyo del Grupo Carso, descubrió vestigios de una casa virreinal bajo la tierra en el Centro Histórico de México, las ruinas están ubicadas a mil 800 metros del antiguo Templo Mayor azteca y representa un nuevo depósito con alto potencial arqueológico. | Internet

Redacción Central |

Las ruinas están ubicadas a mil 800 metros del antiguo Templo Mayor azteca y representa un nuevo depósito con alto potencial arqueológico

Un grupo multidisciplinario de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), con apoyo del Grupo Carso, descubrió vestigios de una casa virreinal bajo la tierra en el Centro Histórico de México, las ruinas están ubicadas a mil 800 metros del antiguo Templo Mayor azteca y representa un nuevo depósito con alto potencial arqueológico.

De acuerdo a los arqueólogos, los vestigios que abarcan una estructura prehispánica y de pisos de la misma época, que pertenecieron a los márgenes de la antigua ciudad de Tenochtitlán, así como las ruinas de un palacio virreinal del siglo XVII y de una casa colonial del siglo XVIII, permiten observar los diferentes momentos históricos de la ciudad, desde la época prehispánica a la moderna.

Hace alrededor de dos meses, el equipo de especialistas trabaja en cinco diferentes excavaciones intensivas durante las cuales han  localizaron un edificio mexica, probablemente construido durante los reinados de Axayacatl y Tizoc, que gobernaron entre los años de 1469 y 1486, cuando la ciudad creció debido a las conquistas del imperio.

Asociado al edificio localizaron un piso prehispánico de tierra compactada, recubierto con aplanado de estuco y debajo de él, hallaron otro piso mejor conservado que presenta huellas de haber estado expuesto al fuego, estos se ubican en el reconocido barrio de Moyotlán, que en náhuatl quiere decir Lugar de mosquitos. Desde la época prehispánica la zona era conocida como Zoquipan y debió ser un área cenagosa en la que abundaban las chinampas.

Hasta ahora, el trayecto de exploración ha permitido a  los especialistas localizar cientos de materiales asociados a los vestigios prehispánicos, principalmente han rescatado pedazos de huesos de animales (aún por clasificar), así como navajillas prismáticas, lascas y pedazos de núcleo de obsidiana.

En la parte más cercana al último piso, los expertos han encontrado material azteca III (del 1400 al 1500) y azteca IV (de 1500 a 1521), fragmentos de sahumadores y figurillas que representan deidades femeninas asociadas a la fertilidad.

también te puede interesar