Ciencia y Tecnología

El microondas ¿un asesino nutricional?

Investigaciones rusas y alemanas afirman que el microondas produce cáncer

microondas
|

Redacción Central |

Investigaciones rusas y alemanas afirman que el microondas produce cáncer

La búsqueda de una respuesta acerca de los daños que las microondas causan a los alimentos y estos al hombre que los consume, guió a un grupo de expertos hasta importantes investigaciones hechas por rusos y alemanes hace algunas décadas.

Un documentado artículo aparecido en Internet, obra de varios autores, titulado “Los peligros ocultos de cocinar con microondas” aporta elementos que permiten una mirada reflexiva sobre los pro y los contra de la utilización del horno microondas.

En el libro de la Dra. Lita Lee, “Health Effects of Microware Radiation-Microwave Ovens” (Efectos sobre la salud de la radiación de microondas y los hornos microondas), así como en los números de marzo y septiembre de 1991 de “Earthletter”, ella afirma que la radiación electromagnética del horno microondas daña el alimento y convierte las sustancias cocinadas en él en productos tóxicos orgánicos peligrosos y carcinógenos.

Otros análisis revelan que los hornos microondas son mucho más peligrosos de lo que a priori se creyó. Se basan en unas investigaciones rusas publicadas por el Atlantis Raising Educational Center de Portland, Oregon.

El documento señala que se formaron carcinógenos virtualmente en todos los alimentos testados, pese a que ninguno fue expuesto a más cocción por microonda que la necesaria para conseguir el propósito, es decir, cocinar, descongelar o calentar.

El resumen de los resultados obtenidos por el Atlantis Raising Educational Center destaca que exponer a la acción del microondas leche y granos de cereales, descongelar fruta congelada o una exposición breve de vegetales crudos, cocidos y congelados convirtió partes de esos alimentos en elementos carcinógenos.

Los investigadores rusos también analizaron la degradación estructural que disminuye entre 60 y 90% el valor alimenticio de los alimentos testados. Informaron que esa afectación se refleja en la disminución de la biodisponibilidad del complejo de vitamina B, C, E, minerales esenciales en todos los alimentos testados. Así como en la reducción de las nucleoproteínas de las carnes.

Miles de trabajadores que habían sido expuestos a microondas durante el desarrollo del radar en los años 1950, fueron investigados por especialistas rusos. Sus análisis mostraron problemas de salud tan serios, que los médicos establecieron límites tan estrictos como 10 micro-vatios de exposición para trabajadores, y 1 micro-vatio para civiles.

En el libro de Robert O. Becker, “The Body Electric” (La eléctrica del cuerpo), él describe la investigación llevada a cabo por los investigadores rusos acerca de los efectos sobre la salud de la radiación de microondas, que ellos denominan “enfermedad del microondas”. En la página 314 de su libro, Becker dice:

“Los primeros signos de la enfermedad del microondas son presión baja y pulso lento. En cambio, las manifestaciones siguientes, mucho más conocidas, son excitación crónica del sistema nervioso simpático (síndrome de estrés) y presión alta”.

Según la Dra. Lee, los cambios se observan en la química de la sangre y en el índice de ciertas enfermedades entre los consumidores de alimentos expuestos a microondas. Los síntomas mencionados -indica- pueden ser causados por desórdenes linfáticos, aumento de formación de células cancerígenas en la sangre, así como un aumento de cánceres de estómago y de intestino.

Con respecto a las investigaciones sobre microondas, el estudio inicial fue llevado a cabo por los alemanes durante la campaña militar de Barbarossa, en la Humbolt-Universitat de Berlín (1942-1943).

Desde 1957 a la actualidad, las investigaciones rusas se llevaron a cabo en el Instituto de Radio Tecnología de Kinsk, en la Región Autónoma de Bielorrusia y en el Instituto de Radio Tecnología en Rajasthan, en la Región Autónoma Rossiskaja, ambas en la ex URSS.

En la mayoría de los casos, los alimentos usados para los análisis de investigación fueron expuestos a propagación de microondas a un potencial energético de 100 kilovatios/cm3/segundo, el punto considerado aceptable para consumo humano normal.

Los efectos observados por los investigadores alemanes y rusos se presentan en tres categorías: Efectos que producen cáncer. Destrucción de los nutrientes de los alimentos. Efectos biológicos de la exposición.

Después de conocer algunos de los resultados de las investigaciones rusas y alemanas sobre los daños que la radiación de esos equipos de moderna tecnología causa al ser humano se llega a la conclusión que el uso de hornos de microondas es definitivamente No recomendable.

también te puede interesar