Ciencia y Tecnología

Cómo ahorrar agua

Cinco notas de la conocida revista National Geographic

Redacción Central |

Cinco notas de la conocida revista National Geographic

El agua es la fuente de la vida y en este planeta una minúscula cantidad, menos del 1% del agua, está disponible para cerca de 7 billones de persona y una multitud de ecosistemas de agua dulce. Esa minúscula cantidad es la que tenemos que utilizar para cubrir todas nuestras necesidades, riego, industria, agua potable y servicios sanitarios y las necesidades de miles, sino millones, de otras especies con las que compartimos el planeta.

El estilo de vida medio americano exige unos 6.800 litros diarios y el 70% de esa cantidad está destinado a sustentar nuestra alimentación. Si cada uno de nosotros aprendiera a conservar solo un poco más de agua, podríamos conseguir grandes ahorros. La compañera de Freshwater de NationalGeographic, Sandra Postel, piensa que deberíamos comenzar con estos sencillos cambios:

1. Elige un jardín exterior apropiado a tu clima. Las plantas y el césped autóctono que prosperan únicamente gracias al agua de lluvia son los mejores.

2. Instale alcachofas de ducha de bajo caudal y aireadores para los grifos. Al ahorrar agua caliente, también reducirá su factura eléctrica.

3. Si está buscando un inodoro, compre uno de bajo volumen, ultra bajo volumen o con doble cisterna.
4. Arregle los grifos que goteen. Todas esas gotas desperdiciadas pueden llegar a alcanzar los 37-95 litros de agua al día.

5. Solo ponga en funcionamiento el lavavajillas y la lavadora cuando estén llenos. Cuando sea la hora de sustituirlos, compre un modelo que sea eficiente en cuanto al consumo de agua y energía. Recuerde que ahorrando agua, ahorra energía y ahorrando energía, ahorra agua.

6. Coma un poco menos de carne, especialmente ternera. La fabricación de una hamburguesa normal puede requerir unos 2.300 litros.

7. Compre menos cosas. La fabricación detodas las cosas gasta agua. Así que si compramos menos, reducimos nuestro consumo de agua.

8. Recicle el plástico, el vidrio, los metales y el papel. Compre productos reutilizables en lugar de productos de usar y tirar, ya que la fabricación de casi todo requiere agua.

9. Cierre el grifo mientras se cepilla los dientes y lava los platos. Recorte en un minuto o dos el tiempo que dedica a la ducha. Incluso las cosas más pequeñas pueden marcar la diferencia si las hacen millones de personas.

10. Entérese del origen del agua que bebe, el río, el lago o el acuífero que suministre a su hogar. Una vez que lo conozca, se preocupará por él. No querrá malgastar el agua.

¿Para qué sirven las células madre?

En las primeras semanas de la formación de un feto, el embrión contiene material genético versátil conocido como células madre. Estas células producen gradualmente células madre y el tejido que forma el resto del cuerpo a la vez. Las investigaciones indican que las células madre, cultivadas a partir de un embrión en fase inicial llamada blastocito, podrían reemplazar células dañadas por enfermedades del corazón, diabetes Parkinson u otras enfermedades.

Debido a que el embrión está destruido durante en el proceso de extracción de las células madre, la investigación de células madre está planteado preocupaciones éticas. Los investigadores están buscando fuentes alternativas de células madre. La extracción del tejido hematopoyético es extraer células madre del cordón umbilical de los recién nacidos. Esta técnica se está utilizando de forma experimental como alternativa para tratar enfermedades sanguinas como la leucemia o el linfoma.

Tocar objetos firmes nos da seguridad

Las tarjetas de visita hechas con cartón duro infunden más seriedad que las que están hechas de papel ligero.

Igualmente, los currículos impresos en papel de alto gramaje y mayor grosor se tienen más en cuenta que los impresos en hojas delgadas y ligeras. Este es el resultado de un reciente estudio que desvela la influencia de nuestro sentido del tacto, de forma inconsciente, en nuestros precepciones y decisiones.

El líder del estudio Joshua Ackerman concluyó el estudio con que el ser humano otorga mayor valor a las cosas que más pesan.

Ackerman y sus colegas crearon seis experimentos donde repartieron entre distintas personas objetos similares pero de peso y textura diferente. Ackerman encontró que las impresiones y las decisiones de las personas cambiaban en función del peso de cada objeto.

Por ejemplo, cuando una persona está sentada sobre una silla de maderaen vez de una acolchada, se vuelve más firme a la hora de negociar. “Resulta que cuando te sientas sobre una silla dura tu capacidad para negociar se vuelve menos flexible”, comenta Ackerman, profesor de marketing en el Massachusetts Institute of Technology.

Aprendemos desde pequeños

Nuestras primeras experiencias tras nacer son físicas. A medida que crecemos e interactuamos con el mundo y este empieza a mostrase en formas más abstractas, nosotros seguimos recurriendo a las experiencias físicas para comunicarnos.

Muchas de las experiencias físicas que hemos tenido las asociamos a nuestra manera de comprender el mundo. Cuando esto sucede, los lazos que hemos establecido durante nuestro aprendizaje no desaparecen. Por lo que pueden desencadenar cambios en nuestra percepción del mundo con distintas experiencias físicas.

Jugar al billar con los átomos

El físico cuántico Richard P. Feynman le dio al mundo un atisbo de lo que estaba por venir cuando en 1959 se propuso inscribir la Enciclopedia Británica en la cabeza de un alfiler.

Una edición de dicha publicación podría tener un tamaño que rondase 25000 veces el tamaño de la cabeza de un alfiler.

Conseguir reducir a ese tamaño la enciclopedia, podría permitir un avance que haría que una carta o un cuadro tuviese una longitud de 32 átomosaproximadamente…pequeño, pero no insustancial.

Los estudiosos de la nanotecnología, han creado herramientas que pueden trabajar a escalas incluso menores que las imaginadas por Feynman. Utilizando una herramienta similar a un rápido y vibrante tenedor, que según los científicos de IBM, puede mover un átomo de cobalto en una superficie de cobre.

La fuerza necesaria para poder realizar la operación son 17 piconewtones, es decir, dos milmillonésimas partes de la fuerza que hace falta para levantar un penique del suelo.

también te puede interesar