Universo de los dominios de Internet vivirá una revolución

A partir de este jueves nacerán nuevas extensiones de las distintas instituciones, empresas y usuarios particulares

Direcciones en la Web
El universo de los dominios de Internet vivirá una revolución a partir de mañana, con el nacimiento de nuevas extensiones -solo limitadas por la fantasía de los usuarios- junto a las tradicionales .com, .net o la más restringida .xxx. brandchannel

A partir de este jueves nacerán nuevas extensiones de las distintas instituciones, empresas y usuarios particulares

El universo de los dominios de Internet vivirá una revolución a partir de mañana, con el nacimiento de nuevas extensiones -solo limitadas por la fantasía de los usuarios- junto a las tradicionales .com, .net o la más restringida .xxx.

El ICANN, el organismo internacional responsable de la organización de la red, comenzará a recoger los pedidos de las distintas instituciones, empresas y usuarios particulares dispuestos a pagar los 185.000 dólares necesarios para crearse un dominio original.

Las restricciones para los nuevos dominios, en efecto, son mínimas, y conciernen sobre todo a cuestiones técnicas como la presencia de números.

Ya hubo varias manifestaciones de interés por la adopción de una extensión particular, de parte de algunas empresas pero también de grandes ciudades como Londres, que podría registrar el dominio .london para sitios vinculados con el turismo.

Nueva York, Berlín, París y Las Vegas también quieren sumarse a la iniciativa reservando su espacio con apellido propio en la web.

Entre las grandes compañías, algunas anunciaron también su intención de registrar como dominio su nombre comercial: Hitachi (.hitachi), Canon (.canon) y Deloitte (.deloitte).

La decisión de expandir el número de dominios autorizados, que ahora son 22 además de aquellos vinculados con un estado en particular (como .ar, .uy o .fr) fue tomada, según una nota del ICANN, para promover la innovación de las direcciones de los sitios web y abrir los dominios también a caracteres de alfabetos no latinos.

De este modo se apunta a mercados como el asiático y el ruso, que utilizan alfabetos diferentes hasta ahora no contemplados. También se busca dar mayor amplitud a la red, creada hace décadas y objeto en los últimos años de una explosión que dejó totalmente insuficientes los dominios creados inicialmente.

El proyecto desató sin embargo numerosas polémicas, sobre todo de parte de empresas e instituciones preocupadas por la posibilidad de que alguien registre o utilice de manera impropia los dominios, o que los acapare para después venderlos, un fenómeno de ciberocupación muy difundida en los nombres de la web.

De hecho, una porción de la tarifa para los nuevos dominios será destinada a un fondo de defensa legal del ICANN.

Son comentarios que apreciamos -replicó Steve Crocker, jefe del directorio de ICANN-, procederemos con mucha lentitud y atención en la evaluación de las demandas, para estar seguros de que no hay comportamientos incorrectos.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencia Ansa)