Ciencia y Tecnología

Aseguran que el dolor es necesario

Científico español considera que es necesario para sobrevivir en un ambiente hostil

Dolor
El investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto Cajal, Javier Garzón, ha destacado la importancia que tiene el dolor para el ser humano ya que, pese a ser "desagradable" y evitado por la mayoría, "es una sensación útil y necesaria para sobrevivir a un ambiente hostil". | Internet

Redacción Central |

Científico español considera que es necesario para sobrevivir en un ambiente hostil

El investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto Cajal, Javier Garzón, ha destacado la importancia que tiene el dolor para el ser humano ya que, pese a ser “desagradable” y evitado por la mayoría, “es una sensación útil y necesaria para sobrevivir a un ambiente hostil”.

Casi cuatro millones de personas en España son víctimas del dolor neuropático o “dolor rebelde”, un dolor crónico, intenso, insoportable y sin tratamiento farmacológico eficaz, que en la mitad de los casos termina provocando depresión, informa Efe.

Desde su laboratorio en el Instituto Cajal, Garzón y su equipo del CSIC han descubierto recientemente el mecanismo molecular por el que ni siquiera opiáceos y analgésicos de alta intensidad como la morfina son realmente eficaces para tratar esa molestia “rebelde”, cuando la mayor parte de los dolores sí que pueden combatirse con la farmacología actual.

“Ser feliz ayuda a soportar el dolor”, asevera. Garzón lleva varios años trabajando en la búsqueda de alternativas para el dolor “rebelde” que tiene un origen neuropático, causado por los propios nervios que “se estropean en su función y empiezan a originar señales de dolor cuando en realidad no hay una causa real”.

El investigador del CSIC aseguró que “las personas con dolor neuropático tienen sensaciones que cualquier otra persona no tendría porque son mucho más sensibles al dolor con estímulos que para cualquier otro no serían molestos, como simplemente el roce de una pierna”.

Como tratamiento, se pueden hacer ciertas intervenciones quirúrgicas directamente sobre el nervio para intentar bloquear esta disfunción y que éste deje de enviar señales al cerebro.

“Las personas con amputaciones, por ejemplo, suelen padecer esta neuropatía porque aunque ya no tienen el miembro, queda lo que llamamos el dolor fantasma, que es cuando el nervio cortado sigue mandando información al cerebro como si la extremidad estuviera aún ahí”, ha detallado el investigador en entrevista con Europa Press

Los tratamientos farmacológicos con analgésicos comunes o incluso con opiáceos como la morfina no funcionan en estos casos porque “se trata de personas válidas desde el punto de vista social y a los que no se les puede sedar como a enfermos terminales, sino que necesitan tratamiento, pero no sedación”.

(Redacción Central La Voz del Sandinismo-Agencias)

también te puede interesar