Ciencia y Tecnología

Reducen pronóstico de temporada de huracanes en el Atlántico

Para la temporada actual, se prevé que dos de los cinco huracanes se convertirán en “grandes” tormentas de Categoría 3 o más en la escala Saffir-Simpson

Redacción Central |

Para la temporada actual, se prevé que dos de los cinco huracanes se convertirán en “grandes” tormentas de Categoría 3 o más en la escala Saffir-Simpson

Temperaturas marítimas más frías y la posible aparición de El Niño llevaron al equipo de meteorólogos de la Universidad Estatal de Colorado a reducir su pronóstico para la temporada de tormentas del Atlántico a 11 tormentas tropicales, incluyendo cinco huracanes.

En su pronóstico de abril, el reconocido equipo de la CSU, financiado por el pionero Bill Gray, dijo que la temporada podía ver 12 tormentas, de las cuales seis podrían convertirse en huracanes.

Esa predicción ya había sido rebajada con respecto a la de diciembre, cuando se estimó que la temporada produciría 14 tormentas y siete huracanes.

Para la temporada actual, que comenzó oficialmente el lunes y termina el 30 de noviembre, se prevé que dos de los cinco huracanes se convertirán en “grandes” tormentas de Categoría 3 o más en la escala Saffir-Simpson. Los grandes huracanes tienen vientos sostenidos de más de 177 kilómetros por hora.

El promedio a largo plazo para una temporada de huracanes del Atlántico es de alrededor de 10 tormentas tropicales, seis huracanes y dos grandes huracanes.

El equipo de Gray dijo que las temperaturas de la superficie del mar están más frías de lo normal en el Atlántico tropical, donde se forman los huracanes.

Los ciclones obtienen su energía del agua cálida, por eso, si las aguas están más frías, se produce una menor cantidad de huracanes de menor intensidad.

Los investigadores también citaron el posible desarrollo de El Niño, un fenómeno de agua cálida en el este del Océano Pacífico que puede suprimir la actividad de huracanes en el Atlántico.

“Creemos que hay una posibilidad algo mayor de que se desarrolle una débil corriente de El Niño este verano otoño que a principios de abril”, dijo Gray en un comunicado.

“Las condiciones de El Niño previsiblemente aumentarán los niveles de vientos verticales y disminuirán la actividad de huracanes en el Atlántico”, agregó.

El equipo de la universidad, ahora encabezado por el investigador Phil Klotzbach, dijo que había un 48 por ciento de probabilidad de que un gran huracán alcance la costa estadounidense, menos que el promedio histórico del 52 por ciento.

Varios meteorólogos estimaron que esta será una temporada menos activa que la anterior, en la que se produjeron 16 tormentas tropicales, incluyendo ocho huracanes.

El 2008 fue un año duro para Haití, donde más de 800 personas murieron en cuatro tormentas tropicales y huracanes, y para Cuba, golpeada por tres grandes huracanes que causaron daños por un valor de al menos 10 000 millones de dólares.

también te puede interesar