Ciencia y Tecnología

Tripulación controla posibles daños en el Discovery

En su rumbo a la Estación Espacial Internacional los siete tripulantes se disponían a desplegar el brazo robótico para controlar las alas y la nariz de la nave en busca de cualquier posible daño

Transbordador Discovery
En su rumbo a la Estación Espacial Internacional los siete tripulantes se disponían a desplegar el brazo robótico para controlar las alas y la nariz de la nave en busca de cualquier posible daño. | Reuters

Redacción Central |

En su rumbo a la Estación Espacial Internacional los siete tripulantes se disponían a desplegar el brazo robótico para controlar las alas y la nariz de la nave en busca de cualquier posible daño

La tripulación del transbordador espacial estadounidense Discovery se preparaba el lunes para llevar a cabo los controles de seguridad de la nave, en su primer día completo en el espacio en la ruta hacia la Estación Espacial Internacional (ISS, por su sigla en inglés).

Luego de haber sido despertados por el control de la misión en Houston (Texas, sur de EEUU) con la canción “Free Bird” de la banda de rock Lynyrd  Skynyrd, los siete tripulantes se disponían a desplegar el brazo robótico para controlar las alas y la nariz de la nave en busca de cualquier posible daño.

Los datos obtenidos en la inspección serán enviados a Tierra, donde los  expertos “buscarán evidencia de daños causados por escombros durante el  lanzamiento”, informó la agencia espacial estadounidense (NASA).

La NASA adjudicó la responsabilidad de la desintegración, en febrero de 2003, del transbordador Columbia durante su ingreso a la atmósfera terrestre, a un escombro que se desprendió del tanque externo y chocó contra la punta de una de las alas, dañando el sistema de protección térmica de la nave.

El Discovery tiene previsto acoplarse a la ISS a las 21H13 GMT del martes.

En su misión de 13 días, los tripulantes instalarán en la estación espacial un cuarto par de antenas solares, el último gran elemento de la estación  orbital.

Este cuarto par de antenas le dará toda la energía eléctrica necesaria para realizar los experimentos científicos los laboratorios europeo y japonés  instalados en 2008 y para responder también a las necesidades de una tripulación permanente que pasará de tres personas a seis a partir de mayo.

Una vez desplegadas, las antenas, formadas por 32.800 células, medirán 35  metros de largo y 11,58 metros de ancho cada una, explicó la Nasa.

La misión también debe llevar una pieza de reemplazo para la nueva máquina de reciclaje de orina de los astronautas en agua potable, que fue entregada durante un vuelo precedente del Endeavour, aunque no funcionó bien.

también te puede interesar