Ciencia y Tecnología

Sonda marciana cumple quinto aniversario

Cinco años después que la sonda de la NASA Spirit (Espíritu) se posó en Marte, el vehículo motorizado y su gemelo Opportunity (Oportunidad) siguen funcionando normalmente

Sonda Exploratoria Espíritu de Marte
Foto del 13 de abril del 2005 suministrada por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA muestra una imagen sintética de la Sonda Exploratoria Espíritu de Marte. Cinco años después de posarse en Marte, tanto esa sonda como su gemela Oportunidad siguen funcionando | AP

Redacción Central |

Cinco años después que la sonda de la NASA Spirit (Espíritu) se posó en Marte, el vehículo motorizado y su gemelo Opportunity (Oportunidad) siguen funcionando normalmente

Empero, las expectativas fueron mucho más modestas cuando Espíritu llegó al planeta protegido por bolsas de aire acolchadas el 3 de enero de 2004, seguida 21 días después por la sonda Oportunidad.

Antes de que fueran lanzadas las misiones, Orlando Figueroa, a la sazón director del Programa de Exploración de Marte de la NASA, dijo que las sondas fueron “un primer paso para el resto de la década” en la exploración de la superficie marciana.

Más aún, los científicos han podido estudiar durante un quinquenio el terreno y las rocas que lo salpican.

“Eso es un rédito extraordinario de una inversión en estos tiempos de desafíos presupuestarios”, comentó Ed Weiler, administrador adjunto del Directorio de Misiones Científicas de la NASA, en una declaración emitida a fines del mes pasado.

Entre ambas, las sondas han dejado más de 21 kilómetros (13 millas) de huellas en la polvorienta superficie del Planeta Rojo y han enviado un cuarto de millón de imágenes a la Tierra tras descubrir que Marte fue en el pasado mucho más húmedo y templado que el polvoriento y frígido lugar que es hoy.

Antes de que comenzara la misión, los científicos habían pronosticado que la acumulación de polvo en los paneles solares que generan la electricidad de la sondas significaría el fin de sus operaciones, pero el viento los ha limpiado en ocasiones.

Empero, la sonda Espíritu lleva acumulando polvo desde hace 18 meses y sus paneles apenas pudieron generar suficiente electricidad durante el recién concluido invierno en el hemisferio meridional marciano. En determinado momento no pudo recibir las señales de mando y su situación pasó a ser “grave pero estable”.

John Callas, el gerente de proyecto de las sondas en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, dijo en una declaración de la NASA que el invierno fue una “victoria cerrada” para la sonda Espíritu. “Apenas pasamos”, dijo.

Oportunidad, que está más cerca del ecuador marciano y tiene los paneles solares más limpios, ha estado acercándose a un cráter de 22,5 kilómetros (14 millas) de diámetro, deteniéndose en el camino para examinar piedras interesantes.

también te puede interesar